Inicio Blog

Lo tiene todo: Menú romántico gourmet fácil y rápido

Hoy no me quiero enrollar mucho, porque si has llegado a este post es porque tienes más necesidad que el Puma de ir a la peluquería. Y yo, que te conozco querido lector o lectora sé que tienes necesidad porque ha llegado el día de San Valentín, el cumple de tu pareja, o vuestro aniversario y te ha pillado el toro como a Padilla, y no tienes ná de ná preparado.

¡Tranquilo, no temas!, que aquí está la Marquesa para salvarte el pompis (yo palabras groseras como culo no uso). Te propongo una cena romántica fácil y rápida para dos (sorry a la peñita poliamor, otro día os lo dedico a vosotros) que se cocina muy rápido y además es una cena gourmet ya que vamos a usar productos artesanos con trufa de Mykes Gourmet.

Con esta cena romántica enamorarás a tu pareja como Bigote Arrocet a Maria Teresa Campos, bueno esperemos que haya más ritmo entre vosotros pero eso es cosa vuestra.

Menú romántico gourmet fácil y rápido

Como sé que sois una panda de vagos y de asfixiados y que además algunos tenéis menos idea de cocinar que Sergio Ramos de suajili (inglés también valdría para esta frase) las recetas que os propongo son muy fáciles y con pocos ingredientes pero a la vez quedaréis como si os lo hubierais currado a tope.

El menú romántico express consta de un entrante, un principal y un postre, y todo el menú se puede hacer en menos de una hora, en teoría en menos de 30 minutos también se podría elaborar, pero siendo sincera como os conozco y sois un poco zotes, tengo poca confianza en vuestras dotes culinarias y os doy el doble de tiempo para ejecutarlo, que si no alguno me acaba demandando. Menos mal que la trufa de Mykes va a elevar hasta los cielos el menú, con esto igual hasta conseguis impresionar a vuestra cita, pero que sepáis que todo gracias a los productazos de esta gente de Soria. Si es por vosotros ni en first dates conseguís pareja.

Confía en mí, más que nada porque no te queda otra jaja, otro día aprenderás a ser previsor. Primero te explico todas las elaboraciones y al final te indico en que orden tienes que ir realizandolas.

Entrante: Ensalada de pulpo con aceite de trufa blanca y crema balsámica de trufa negra

Ensalada de pulpo con aceite de trufa blanca y crema balsámica de trufa negra

Nivel de dificultad: apto para todos los que puedan ver y replicar el emplatado

Ingredientes para 2:

Ingredientes para el entrante del menú romántico gourmet

Elaboración:

Me da hasta vergüenza explicar esto, ya que se no sois muy duchos pero ¡ni que estuviera tratando con Dinio!.

Básicamente tienes que marcar en una sartén las patas de pulpo, en un plato disponer los canónigos y encima la pata de pulpo, a continuación agregar el aceite de trufa blanca de Mykes y la sal. Por otro lado cortamos las fresas y los tomatitos cherry, y con el biberón de crema balsámica y trufa negra de Mykes Gourmet hacemos unos puntos de Módena para que quede un emplatado vistoso.

Principal: Risotto con yema de huevo y trufa laminada

Principal: Risotto con yema de huevo y trufa laminada

Nivel de dificultad: Espero que tengas huevos para hacerlo bien

Ingredientes para dos personas:

  • 160 gramos de arroz (si eres un gocho y quieres que tu cita acabe como una boa constrictor puedes poner 200 gramos)
  • Una pastilla de caldo (raro me parecería que tú tengas caldo casero en casa con las prisas que andas, pero si tienes caldo casero úsalo)
  • Una cebolleta pequeña
  • Un poco de mantequilla (aquí ya me linchan los ultras de la exactitud ¡ahhhh cuánto es un pocoooooo!!!!!! Pues como unos 20 gramos aproximadamente
  • Queso parmesano rallado (seamos realistas, cómpralo rallado porque a estas alturas de la película no te veo poniéndote a rallar queso, el de la marca Ferrarini que encontrarás en supermercado va bien)
  • Arroz (lo ideal sería que uses o carnaroli o arborio pero si te ves en un apuro usa uno redondo, que seguro que tienes por casa)
  • 2 yemas de huevo
  • Trufa laminada en aceite Mykes Gourmet
  • Un chorrito de aceite de trufa blanca Mykes Gourmet
Ingredientes para el plato principal del menú romántico gourmet

Elaboración:

Es un risotto express, así que no me cuelguen de la Torre de Pisa los italianos, ya que no sigue todos los estándares tradicionales (al estar haciendo varias elaboraciones no podemos estar removiendo el arroz continuamente).Pero claro, ¿qué queréis que yo haga con esta gente que tiene menos previsión que Calatrava haciendo sus puentes, y está queriendo quedar bien con su pareja 2 horas antes? ¡Scusa scusa Italia!.

Primero laminamos la cebolla y la rehogamos con aceite de trufa blanca Mykes Gourmet. Una vez esté transparente agregamos el arroz y lo removemos. A continuación, agregamos la pastilla de caldo y poco a poco vamos añadiendo agua caliente moviendo el arroz, una vez que se absorbe el agua, seguimos removiendo y agregando más agua poco a poco. Pasados 18 minutos apagamos el fuego y agregamos la mantequilla y el parmesano y removemos. Antes de servir, coronamos el risotto con una yema de huevo cruda las láminas de trufa Mykes Gourmet y un chorrito de aceite de trufa blanca Mykes Gourmet.

Este risotto volverá loca a vuestra pareja que un sobre con iniciales a Rajoy, ya que es super untuoso con la yema de huevo y además rebosa sabor a trufa por todos lados.

Postre: Panacota de crema de queso con trufa y mango

Postre: Panacota de crema de queso con trufa y mango 

Dificultad: llegarás a comerla si no te ha dado un soponcio por lo desastre que eres y lo tarde que vas preparando esta cena.

Ingredientes para dos personas:

  • 150 g de crema de queso con trufa negra Mykes Gourmet (el toque de la trufa en este postre es un puntazo)
  • 100 ml de nata para cocinar (¿es la de montar? No, pesados, no es la de montar, he puesto claramente la de cocinar, lo pongo porque siempre hay alguien con la misma dudita)
  • 100 ml de leche
  • 2 hojas de gelatina
  • Un mango
  • 80 gramos de azúcar + 2 cucharadas para el mango
Ingredientes para el postre del menú romántico gourmet

Elaboración:

Pelamos y troceamos el mango, agregamos los trozos en un cazo y le añadimos azúcar y un chorrito de agua dejamos cocer durante 5 minutos, después trituramos con la batidora y reservamos. Ponemos las hojas de gelatina a hidratar en un bol con agua fría. En un cazo añadimos la leche, la nata, el queso en crema y el azúcar, y subimos la temperatura mientras deshacemos los ingredientes, justo antes de que empiece a hervir lo retiramos del fuego. Escurrimos las hojas de gelatina, y las incorporamos a la mezcla. En unos cuencos monos, (si tu no tienes puedes usar unos vasos un poco aparentes, o incluso unas copas que no estamos para exigencias), ponemos la mezcla y los llevamos al congelador para que se cuajen, porque recuerda que estamos pilladísimos de tiempo y necesitamos algo más rápido que el frigo. Los dejamos reposar mientras hacemos el resto de la cena, y antes de servir ponemos el coulis de mango sobre la panacota.

¡Pues ya están todas las elaboraciones!, ahora te digo por donde tienes que empezar para que te de tiempo a todo antes de que llegue tu cita, y no te olvides dejarte 3 minutos al final para que te de tiempo a echarte colonia e intentar recomponer ese careto que se te ha quedado después de tanto esfuerzo al que no estás acostumbrado. Y déjate también un par de minutos más, para agradecer a Mykes Gourmet por sus productos artesanos elaborados con trufa que son muy top, y también aquí a la menda la Marquesa de Gourmand por salvarte la noche y hacerte quedar increíblemente bien cuando tu otra opción era pedir algo al chino o la pizza de San Valentín de una conocida cadena de pizzerías que es de todo menos romántico.

¿En qué orden elaborar?

Primero nos ponemos con el coulis de mango y simultáneamente con la panacota. Cuando tengamos esto hecho nos ponemos con el arroz. Y mientras éste se está cocinando disponemos todos los ingredientes de la ensalada, salvo las patas de pulpo que las marcaremos en el último momento. Una vez que sirvamos la ensalada en la mesa, sacamos la panacota del congelador y la subimos al frigo, y antes de servir el risotto le damos el último hervor para que esté calentito y podamos poner la yema de huevo cruda y la trufa antes de comerlo. Por último ponemos el coulis de mango sobre la panacota antes de servir. Además de todos los ingredientes mencionados, puedes poner una frambuesa y una hojita de menta para que el postre quede extra bonito. Según tus capacidades culinarias podrás optar por cerveza para acompañar, un buen vino o directamente absenta para tapar los errores culinarios que hayas podido cometer hasta el momento.

Espero que os haya molado este menú de San Valentín, o cena romántica fácil y rápida para conquistar a tu pareja y recuerda que aunque no tengas pareja este menú es también perfecto para comerlo tu solo o acompañado de colegas o familiares. ¡Hay muchos tipos de amor y hay que celebrarlos todos!.

3 mantequillas caseras con sabores alucinantes

¡Hello people! Hoy os hago una propuesta indecente de las buenas. Atiende a ver si te mola la idea:

-Tú y yo
– 1 ingrediente
– 1 utensilio (y si estás fornido quizás ni siquiera eso)
– 10 minutos de tu tiempo

¿Qué consigues? Una mantequilla casera rica rica rica como Mr. Amancio. ¿Te apuntas verdad?. Venga pues al lío que no hay tiempo que perder.

Mantequillas caseras

¡Que sí, que sí! que ser modernete y desayunar tostada con aguacate u otros desayunos que tu abuela no entendería ni en mil años, como açai bowl con chía y nibs de raw cacao te hace quedar muy cool. Pero…¿quién puede resistirse a unas buenas y clásicas tostadas de pan con mantequilla?.

Mucha gente no sabe que la mantequilla se hace con… (piensa piensa antes de seguir leyendo piensa con qué se hace piensa piensa piensaaaa) se hace con ¡nata!, tranquilo si tú tampoco lo sabías no estás solo, seguro que por el mundo de internet ya hay algún grupo de Facebook que se llame “yo tampoco sabía que la mantequilla se hacía con nata” o algo así.

Una vez de que hemos aprendido esto, ahora viene lo mejor de todo y es que puedes hacerla en casa con nata que podéis comprar en cualquier supermercado, y de verdad os lo prometo por las gafas de Jorge Javier Vazquez (expresión choni donde las haya) que os va a quedar una mantequilla muy digna y que podréis tunear a vuestro gusto.

Juro que cuando hagas una vez esta mantequilla en casa, llorarás más de emoción que los sevillanos cuando sacan a la Esperanza de Triana.

Ingredientes para mantequilla casera

Para la mantequilla casera clásica necesitarás los siguientes ingredientes:
• 2 envases de 500ml de Nata líquida entera para montar Pascual
• 1 vaso de agua más fría como los bigotes de una foca (vale venga son 2 ingredientes en vez de uno…)

Utensilios:
Lo más cómodo es usar la kitchen aid, o cualquier batidora con varillas potentes. Si no tienes ningún aparato eléctrico (¿quién eres? ¿dónde vives? ¿y cómo has llegado hasta aquí?) puedes usar simplemente unas varillas manuales, o usar un recipiente o tarro cerrado para realizar el procedimiento.

Primero un poquito de matemáticas:
Con 1 litro de nata, se consiguen unos 415 gramos de mantequilla. Para hacer un stick de 250 gr de mantequilla como la que venden envasada normalmente, necesitarás 600 ml de nata. Como vamos a hacer varios sabores, yo como siempre ande o no ande caballo grande , me he ido con 1 litro de nata. Pero tú ajústate a tus necesidades, que las reglas de tres son muy sencillas (alguno habrá que la líe, lo sé).

Procedimiento para hacer la mantequilla casera:

Os imagino en vuestras casas:“¡Basta de preámbulos!¿Cómo c*** haces la mantequilla chicaaaaa?”. Esto es más fácil que cabrear a tu amiga diciéndole que con el pelo largo estaba más guapa, así que toma nota:

1. Verter la nata del brick a un recipiente (complicadísimo eh!)
2. Comenzar a montar la nata batiendo con las varillas (si lo haces en un tarro comenzar a agitar fuertemente la nata en el recipiente)
3. Una vez que esté montada la nata, ¡sorpresa! te toca seguir dándole caña así que sigue montándola
4. Llega un momento en el que se empieza a separar el líquido (suero o buttermilk) de la grasa como si la nata se hubiera “cortado”. ¡Lo estás haciendo genial!
5. Cuando esté totalmente separada la grasa del líquido hay que escurrir al máximo la grasa (estrujándola para que eche el máximo de líquido posible)
6. Quitamos el suero e introducimos la mantequilla en agua helada y la intentamos lavar lo máximo posible apretándola para quitar lo que quede de suero

Proceso para hacer la mantequilla

¡Y ya tienes mantequilla casera! Esos son los pasos detallados, pero shhhhhhh que no se entere nadie y entre tú y yo: básicamente para hacer mantequilla solo tienes que echar la nata y batirla hasta que consigas la grasa, escurrirla y voila listo para untar. En la Kitchen aid yo he tardado como 7 minutos en que la grasa se separe completamente del líquido.

Te propongo tres maneras de tunear tu mantequilla clásica y si de ahora en adelante no pillas los pasos, bájate de la vida (culinaria o general) porque esto no es para ti:

Mantequilla casera de pimentón y escamas de sal

La máxima complicación de esta “receta”, es decidir si quieres usar pimentón dulce o picante, si te sientes muy perdido te ilumino y te cuento que yo le he puesto dulce, luego coronas la mantequilla con unas escamas de sal y ¡que comience la gozadera!.Esta mantequilla te la puedes comer a calderadas sobre unas patatas asadas, por favor control que luego vienen los lloros en la cinta elíptica.

Mantequilla casera de ajo y romero

Exprime (lo más chungo de todo) un ajo, y por favor ni se os ocurra sacar el exprimidor del zumo de naranja… que os conozco… usa el exprimidor de ajos o picado muy finito.
Añade una cucharilla de romero fresco picado y agrega el ajo. Esta mantequilla sobre una rebanada de pan para acompañar una buena pasta italiana, ¡cuidadín que con el ajo igual cantas la Traviata!.

Mantequilla casera de miel y semillas

Para los que preferís la mantequilla dulce os propongo esta mantequilla casera, a la que solo tienes que añadirle una cucharita de miel y las semillas que quieras: amapola, sésamo, lino y pipas es lo que yo le he puesto.

¡Señoras y señores visualicen esto!: Un croissant abierto por la mitad hecho a la plancha y con esta mantequilla en una mañana de domingo, ¿puede haber algo mejor?. Si de fondo estáis oyendo a vuestros hijos cantar la sintonía de Bob Esponja mientras tiran todo el desayuno, la estampa idílica pierde.. ¡pero la mantequilla sigue estando brutal!.

Mantequilla antes de tunear

Espero que os hayan molado las tres mantequillas caseras que os he propuesto, y sobre todo que las hagáis y me etiquetéis en vuestras fotos. ¡Abrazos mi querido y adorado séquito!.

Guía Foodie de Zarautz

¡Hello mi querido séquito!, por votación increíblemente masiva (yo creo que hasta los de Foro coches participaron) en mi Instagram hoy os traigo la guía foodie de Zarautz. Coge palomitas que viene largo el post.

Por si hay algún despistadillo, recuerdo a tutta la peñita que Zarautz no es un aquapark, es un pueblo y está “abierto” tooooodoooo el año, sí sí sí así como lo oís, ¿increíble verdad?. Dicho esto os tiene que quedar claro que aparte de venir en verano a lucir vuestros cuerpazos serranos a Zarautz podéis venir en todas las épocas del año y disfrutar a tope.

Antes que nada, aclaración para posibles ofendiditos, haters varios, cuñaos y jubilados sin internet, esto no es la ley, es mi guía foodie. Por supuesto que hay otros sitios en el pueblo que también molan, pero no puedo estar comentando todos en un único post. Si queréis una segunda guía me lo decís, aquí 0 dramas siempre smile que diría Aless Gibaja. En mi Instagram también podréis encontrar más recomendaciones.

Como sé que sois más vagos que lo políticos, aquí os dejo la versión reducida para que os la podáis descargar en el móvil para consultarla y compartirla. *****BAJA HASTA EL FINAL DEL POST PARA VER LA IMAGEN*****

¡Comenzamos con esta guía para foodies de Zarautz!.

  1. Les Classiques

¿Seguro que la playa de Zarautz es lo más característico de este pueblo? Pues no sé que deciros amigos míos, yo creo que en Zarautz hay un personaje que es más mítico que echarse la siesta con el Tour. Y aunque no necesita presentación, me refiero a the one and only Mr. Arguiñano. Si vienes a Zarautz tienes que hacerle un hueco en tu apretada agenda playera a este clásico, ya que el restaurante KA Karlos Arguiñano del que tira actualmente la siguiente generación, tiene mucho de comida top y poco de los chistacos de dudosa gracia de Karlos. El menú degustación está como el diría rico rico y con fundamento, si lo prefieres también puedes optar por la carta e incluso hay platos adaptados para celiacos y vegetarianos. No te prometo que todos los platos tengan su famoso perejil, pero te aseguro que vas a disfrutar con la comida y las vistas.

Cuenta la leyenda que hay una persona en Eibar que no ha pisado el Restaurante Otzarreta. Yo creo que eso es imposible, no conozco a ningún eibarrés que no haya pasado por este classique zarautztarra. Además de los especímenes de interior (aka eibarreses), a los del pueblo también nos encanta el Otzarreta, con su idílico patio y sobre todo con sus kokotxas de merluza al pil pil que reconvertirán hasta al vegano más pureta, para comerte una barra de pan más larga que la muralla china, untando.

  1. Ruta de pintxos

Si lo que os apetece son unos pintxos, hoy os propongo esta ruta con pintxos más clásicos que tu cuñado borracho en la cena de Navidad. Vamos pintxos de toda la vida, nada de espumas ni esferas ni ingredientes que no tienes ni idea de pronunciar.

Comenzamos en la calle mayor, y empezamos duro muy duro con el pintxo de papada del Zazpi, un bocado a este manjar y te olvidas de que habías venido a Zarautz por la playa, ¡garrote del bueno!. Sigue hasta la plaza de la música, entra en el clásico Joshe Mari y pídete una ración de rabas que están de escándalo, con este rebozado premium ya no necesitas neopreno para surfear. Déjate ver por el Okamika y aunque tienen pintxos más elaborados hoy en la ruta clásica te propongo el pintxo de sardina ahumada, al lorito con la combinación ahumado y ajo, que esto te pone más contento que a Camacho cantar el gol de Iniesta. No puedes acabar la ruta sin pasar por la plaza del Pilar, que por supuesto es mejor que la de Zaragoza, y que en el mapa se llama Barren Plaza aunque nadie en el pueblo le llama así. En el Pilar, tienes que parar en el Salegi para zamparte un pintxo de canelón de carrillera que te dejará más contento que Jesulín cuando se libró de la Esteban. El ravioli de pollo y foie (¡Andrea coño comete el pollo!)también está muy bueno. Y por último lo que algunos llaman croqueta Patxiiiiii, la croqueta de jamón del Naparrak tamaño normal para los de aquí tamaño Euskadi para el resto, bien cremosa y con sabor a jamón de verdad.

Sobra decir que para regar todos estos pintxos, nada mejor que un buen txakoli, hay muchos que son ricos pero hoy os recomiendo el txakoli Katxina. Eso sí cuidadito con las copas, que luego acabáis modo mecedora y la culpa mía.

  1. Tradición y twist

¡Patxi, que yo he venido a Euskadi a comer txuleta la ostia!, pues tranquilo Patxi que en Zarautz también encontraras la tradicional txuleta, puedes subir hasta Izeta Sagardotegia alucinar con las vistas de Zarautz a tus pies, hincarle el diente a la txuleta y acompañarla de sidra tradicional. Si lo que buscas es comida tradicional en su estado puro este es tu lugar. Dos recordatorios a la peña, uno: aquí no todos nos llamamos Patxi, y dos: el hueso de la chuleta no nos lo comemos ni los vascos.

Si quieres comida tradicional pero con un giro un poco vanguardista, apúntate bien el  Kirkilla Enea Jatetxea en tu lista. Y os lo digo con rima asonante, porque la comida aquí es acojonante. Dicho esto, aviso para navegantes: el Kirkilla Enea no es tan crazy como comer esferificaciones de chipirones ni espuma de txuleta, pero podréis probar unos platos 100% de aquí con técnica aplicada para elevar a los cielos cada bocado. Lo dicho, apunta apunta que esto esto tiene recorrido.

  1. Fast Food Premium

Por ahora en el pueblo estamos bastante vírgenes en el tema fast food ya que por el momento no han desembarcado ni la cadena del payasito ni sus compis con corona, siendo los que tienen un secreto en su masa los únicos a los que se puede ver por el pueblo. Dicho esto, si lo que te apetece es comer comida rápida de calidad y sin tonterías aquí te dejo unas propuestas.

Si buscas bocatas, amigo mío aquí has encontrado un templo que te conquistará, San Francisco 33 es un sitio pequeño pero matón con bocatas diseñados por los triestrellados Berasategui y Arzak. ¿Todavía no te he convencido con este dato? Pues solo te digo que te llevan el bocata hasta la toalla. Tu solo tienes que elegir el bocata que quieres, que hay que decir que escoger entre estos pedazo bocatas es más difícil que sonreírle a la novia de tu ex, pedirlo y ellos te lo llevan hasta la arena. Vamos servicio de hotel 5 estrellas, my friend.

Si lo que te va es una Burger, y eres el mítico tocapelotas que se identifica con la siguiente situación  “quiero la nº5 sin cebolla”, “yo la nº 8 pero quiero añadirle bacon” “¿puede ser una de pollo pero sin salsa barbacoa?”, ¡Mele Mele es tú sitio!. Hamburguesas totalmente DIY,¿DIY??DIY??DIY?, ¿qué es eso? para los lectores que peinéis alguna cana, DIY = Do It Yourself, vamos que te la puedes hacer tu mismo. Pero no hacer de ponerte a cocinar, son modernos pero no tanto, si no que puedes elegir tú todos los ingredientes que poner en la hamburguesa. Puedes seleccionar el tipo de pan, carne pollo o vegetal  y todos los ingredientes que le quieras poner. Sin pasarse con los ingredientes por favor, que he visto muchos animales (personas) construir el Empire State en vez de montarse una hamburguesa.

Italia ha hecho mucho mal al mundo al “exportar”  a Laura Pausini, pero también han creado la pizza y con eso ya tenemos que perdonarles todo ¿no?. Si te apetece una pizza con queso sabrosón no tienes más que llamar a Artea y en un ratito la tendrás en casa. Si eres de los impacientes puedes pasarte por el local y comprarte una porción.

  1. Con rollito

Ahora la moda playera ha cambiado mucho pero hace unos años, se sabía quién era de secano, vamos de interior, y quién era de costa por el tipo de bañador que llevaba puesto. La regla era así de sencilla, si el bañador iba por encima de la rodilla el chaval no tenía ni idea de lo que era el agua salada.

Si has venido a Zarautz buscando el rollito surfer y no quieres que descubran que eres más de interior que Pedro Almodóvar, nada mejor que pasarte por Shelter Surf Bar. Un sitio cool, en el que encontrarás comida healthy como wraps, tostas con aguacate, smothies y açai bowls. Además los miércoles por la tarde después de pillar (ni que fuera yo surfer…) unas olas te puedes atiborrar a sushi. ¡Ah y lo mejor de todo! Está en la playa y las puestas de sol desde allí son como diría Jesulín “ en dos palabras: im-prezzzzionantes”.

  1. Endúlzate la vida

Y por último, pero no por eso menos importante la parte que te va a endulzar el día. Déjame decirte que si no has probado los croissant de Joseba Arguiñano (JA) una de dos o vives atrapado en cuéntame, o te has unido a la secta satánica de Aramis Fuster y no te dejan comunicarte con el exterior. Estos cruasanes, croissants, curasanes, croissanes, ¿cómoooooo se dice? ¡que entro en bucle!  ¡son brutales! como para hacerles una religión. JA es una degustación pequeñita, pero su chocolate y sus productos te encantarán es el sitio perfecto para ir a desayunar.

Y ahora, un tema que levanta ampollas (por cierto nunca he entendido esta expresión), ¿dónde me tomo un helado?. A lo largo de la historia desgraciadamente ha habido muchas guerras sanguinarias, pero ninguna comparable a los cadáveres que ha dejado la discusión del mejor helado de Zarautz. Empiezo por decir que hay varias heladerías que me gustan en Zarautz,  hoy recomiendo Arrivati. Mi preferido sin ninguna duda es el de vainilla, aunque el de yogur le sigue de cerca, ¿os creéis que hay gente que come helado de café y limón? ¿me explicas que le pasa a esa gente en el cerebro?, terrorismo culinario. Aunque en verano te toque esperar más cola que en el Dragon Khan, la espera merecerá la pena porque los helados son cremosos y llenos de sabor.

Si te han molado las recomendaciones compártelo con la peña que quieras que disfrute en Zarautz. Este pueblo mola mucho y la gente lo tiene que saber. #hayVidaMásAllaDeLasCiudades

¡Besos queridos!

Guía foodie Zarautz by Marquesa de Gourmand
Guía foodie Zarautz by Marquesa de Gourmand

3 Formas de comer huevos, y lo que surja…

¡Hello mi querido séquito! Estoy segura de que todos recordáis la mítica escena de las gambas de Forrest Gump, pues este post es algo parecido pero con huevos. Huevos fritos, huevos escalfados, huevos revueltos, huevos cocidos, tortilla de huevos…. Aunque los huevos son parte de nuestro día a día, incluso en ocasiones te los tocan bien tocados (en el peor sentido de la palabra), y hay mil formas de cocinarlos a veces nos quedamos sin ideas. Así que hoy te traigo 3 formas para preparar huevos.

3 maneras de preparar huevos

Como sé que por ahí hay algún garrulete que tiene problemas separando las yemas de las claras, aquí podéis comprar un utensilio para separarlas de forma fácil y sencilla que diría el de Bricomanía. Otro truco fácil y que no cuesta ni un duro, es echar el huevo en un bol y separar la yema con una botella de plástico, como podéis ver aquí.

Aquí van mis tres propuestas, son facilísimas, hasta los más gallinas (menudo guiño juas juas juas) en la cocina pueden atreverse con ellas, ¡así que no hay excusas para no ponerse a cocinar!.

Al ser el ingrediente principal, intenta que los huevos sean de la mejor calidad posible, los que yo estoy usando son los mejores porque son los huevos de mi suegro (señoras y caballeros absténganse de hacer bromas al respecto, son demasiado obvias). Pero vamos lo dicho, buen producto please que esta vez no se puede camuflar.

CLOUD EGGS

Esto es lo de siempre, llegan los modernetes le ponen un nombre cool y ya es todo un éxito en Instagram. Los huevos nube no son algo nuevo, ya se cocinaban allá por el 1.650 cuando los likes y los followers no importaban, bajo el nombre de huevos de nieve. Ya veis, alguno que se cree que inventa la rueda.

A punto de nieve

  • Separa la clara de la yema (si eres hábil con las manos o pasando la yema de una cascara a otra, y si no con uno de los truquillos que te he contado).
  • Reserva la yema (¡sin que se rompa cacho torpe!).
  • Con unas varillas monta las claras con un poco de sal a punto de nieve (lo puedes hacer a manubrio también).
  • Precalienta el horno a 200 grados y sobre papel de horno pon las claras montadas.
  • Hornea las claras unos 3-4 minutos o hasta que veas que los piquitos se van dorando (si eres un negado para la cocina, dorar en este caso significa que se pongan marroncitos).
  • Apaga el horno, y pon la yema sobre la clara y con el calor residual deja que se cuaje la yema hasta el punto que a ti te guste.

Claras montadas

Estos huevos se pueden tunear fácilmente, puedes añadir un poco de pimienta, especias, queso parmesano, incluso un puntillo picante con tabasco. Quedan ultra ligeros y esponjosos pero con un toquecillo crujiente.

Si tienes pánico porque ves que estamos ya casi en junio, y tú has procrastinado hasta el infinito tu propósito de año nuevo de adelgazar para lucir como Pamela Anderson en la playa, estos huevos te salvarán porque se cocinan con 0 aceite y tienen su gracia para ser healthies.

Cloud Eggs, Huevos Nube

YEMA INYECTADA

Esta es la versión simple, express y casera del huevo trufado de mi querido Eneko Atxa. Poco tiene que ver esto con su delicia, pero esta versión se hace literalmente en 1 minuto, y bueno hace el apaño.

  • Separar la yema de la clara y reservar la yema (intenta que la yema sea lo más grande posible).
  • Con un palillo hacer un pequeño orificio en la parte superior del huevo (con mucho mucho cuidado de no reventar la yema, absténganse manazas).
  • Con una jeringuilla pequeña (la puedes comprar en la farmacia) succiona parte de la yema.
  • Mezcla una cucharada de queso de crema, yo he usado semicurado de President, con unas gotitas de agua caliente para aligerar en un recipiente y caliéntalo en el microondas. (micohondras que decían en callejeros).
  • Con otra jeringuilla (muy de callejeros también) coge el la salsa de queso caliente y llénala en la misma cantidad que lo que has vaciado de yema. ¿Qué me estás contando? ¡No entiendo nada!.¡Tranqui que es fácil!.Si has sacado 3ml de yema con una jeringuilla, llena esta nueva jeringuilla con 3ml de salsa de queso, para que lo que “metes” sea lo mismo que lo que has “sacado”.
  • Inyecta la salsa de queso en la yema con muchísimo cuidado, siguiendo la canción de Luis Fonsi dessss paaaa siiii tooooo, para que no se desborde.
  • Y voilà ya tienes yema inyectada con salsa de queso.

Yema inyectada con queso semicurado

Este manjar de Dioses es para comerlo de bocado y recién “cocinado” ya que al estar la yema cruda, el caldo con el que lo rellenes tiene que estar como lava volcánica del Vesubio (que no Besugo) para que la temperatura sea correcta, y esté templado el bocado.

Puedes inyectar la yema con muchas cosas, como un caldo concentrado, una salsa de pimientos rojos, incluso un pil pil, cuanto más se parezca la consistencia de la salsa a la consistencia de la yema mejor quedará.

MUFFINS DE JAMÓN QUESO Y ALBAHACA

Para aprovechar la clara que nos ha sobrado después de la deliciosa yema inyectada, podéis hacer una muffin. ¿Y no puedes decir magdalenas soooo tonta? Bueno pues eso unas magdalenas de clara, que yo solo quería ir de guay. Poca explicación requiere esto, apto para todos los machacas de gym.

Muffins de jamón queso y albahaca

  • Batir las claras hasta que salga un poco de espuma (no a punto de nieve).
  • Agregar por cada clara una cucharada de harina (de la que te salga del moño, la de toda la vida, o una de esas guays que te hacen sentir tan healthy).
  • Con una gotita de aceite pintar (no te creas Picasso anda) el interior del recipiente donde las vamos a hacer para luego desmoldarlas.
  • Añadir el queso (yo he usado mozzarella) jamón y albahaca.
  • Hornear durante 10 minutos.

Por supuesto son muy personalizables, puedes ponerles verduras, varios tipos de queso, o incluso algo dulce. Son TOP para guardar en un tupper en el frigo,y calentarlas en el micro para desayunar.

¡Espero que no hayáis acabado hasta los huevos!. Para terminar, no me puedo resistir a “contar” este chiste sobre huevos, too much  incluso para mi nivel de humor.

Un vasco consigue entrar en el libro Guinness por ser la persona que mayor cantidad de huevos seguidos ha comido, y un periodista le pregunta:

– Patxi, ¿cómo ha conseguido usted comer tantos huevos seguidos?
– Pues empujando con pan la osssstia ¿cómo si no?.

Ahora el guacamole habla andaluz, ¡GUACAMOLE Y OLÉ!

Vaya por delante para que el foodie no se espante…..que no hay nada como el guacamole casero. Dicho esto, ¡hola mi querido séquito! Hoy vengo a hablaros de tres guacamoles envasados que hay disponibles en el mercado. Pero la pregunta es ¿cuál es el mejor?.

Primeramente un disclaimer para que las fieras no me taladren el cerebro (modo voz de irritante: on) ¿y por qué no has comparado el guacamole del supermercado X? ¡La mejor marca es la Z y no la has puesto! Oigale marquesa hay una marca en México que se puede comprar en Internet que es la receta auténtica, bla bla bla…..(vuelve a la voz normal). ¡Amo a ver chavalería! por supuesto que hay mil marcas de guacamole, pero he elegido estas tres porque son fáciles de encontrar en España, y además tienen un precio muy similar. Por otro lado, el guacamole aguanta sin parecer un charco de barro como máximo hasta el día siguiente, por lo que no me puedo comprar 5.000 marcas diferentes que luego tenga que tirar (me como todo lo que saco en el blog) y tampoco quiero estar vomitando a Shrek por haberme comido 10 kg de guac. ¡Al lío!.

Los guacamoles envasados elegidos para esta pelea de gallos son los de las marcas Montosa que encontrarás en Mercadona, Chef Select de Lidl y Primaflor que está disponible en varias cadenas y que yo concretamente compré en Simply.

Empecemos hablando del saborrrrrrr (sorry me ha poseído Samantha de Master Chef), los más parecidos son el de Lidl y el de Primaflor, sobre todo se parecen porque ambos tienen un puntillo bastante ácido. El de Mercadona es más neutro, y se nota más el sabor del aguacate. No digo que si pruebas el de Lidl o el Primaflor parezcas el Fary comiendo limones, pero sí que tienen un toque más ácido que los diferencia del guacamole de Mercadona. Por lo demás los tres están ricos, y saben a guacamole, obviamente no es que te vayas a teletransportar a México y ponerte a cantar rancheras, pero hacen bien el apaño.

Guacamole Mercadona

En cuanto a la textura, el guacamole de Mercadona tiene un estilo más casero que las otras dos marcas, ¡cuidadín! digo estilo, no que sea recién hecho por Maria Fernanda en su casa de Guanajuato y te lo acompañe de carnitas. Digo lo de estilo casero, porque tiene pequeños trocitos de aguacate, o más bien que el aguacate no está tan triturado. Los de Lidl y Primaflor son mucho más homogéneos y no tienen ningún tropiezo, son más como una crema fluida. En mi opinión para comerlos con totopos, bueno seamos realistas el 99% de la gente comerá este guacamole con Doritos o sus homólogos de marca blanca, el guacamole de Mercadona es el más Top. Para extenderlo en una tostada y mezclarlo con algo salado quizás mi favorito es el de Lidl, porque es más cremoso. Del guacamole de Primaflor lo que más me mola es que tiene pequeños trozos de tomate que le da un puntillo dulce, aunque solo cuando te toca en un bocado el tomatito.

Todos los guacamoles se producen en España, el de Mercadona en Valle Niza (Málaga), el de Primaflor es de Pulpí (Almería) y el de Lidl en Trapiche (Málaga). ¡Así que guacam- oléééé! vamos que lo que comemos por aquí no viene importado de México. En cuanto a los ingredientes, Mercadona y Lidl contienen un 95% de aguacate, y Primaflor un 94% vamos que prácticamente toda la tarrina es aguacate. En cuanto al color son todos de la misma gama de Pantone (AKA trillizos).

Cuando los aguacates no están de temporada, os aseguro que yo he comprado algunos más negros que los c****nes de un grillo y otros más duros que los músculos de Miguel Ángel Silvestre (en este caso no es una cosa positiva), este tipo de guacamoles envasados son una buena alternativa si te apetece comer guacamole.

Guacamole Lidl Select Chef

Todos los guacamoles vienen en formato de 200 gramos, ¿es una conspiración? ¿Será el tamaño perfecto para la cantidad de totopos que vienen en una bolsa?, yo en un momento de profe de cole diría que suena más a copiazo entre todas las marcas, de esto que estiras la cabeza en el examen a ver que pone el otro. Y por eso “casualmente” (siiiiii claro…) les ha salido muy parecido el packaging y la cantidad de producto. Lo de abrir el envase no lo voy a comentar mucho…como de costumbre un poco de lucha con el tema del abrefácil. Lo que sí que mola es que se puede sacar hasta la última ¿gota? de producto, al ser un envase redondo.

El precio es de 1,50 € el de Lidl y de 1,59 € tanto el de Mercadona como el de Primaflor, por lo que son todos muy parecidos en precio. Hay estudios, no de la universidad de Hardvard ni de Pensilvania, pero si de la revista Paleo que asegura que es más barato hacerlo tú mismo.

Si quieres puedes tunear los guacamoles un poco para que parezcan un pelín más caseros, agregándoles un poco de pico de gallo para dippear o simplemente cilantro para acompañarlo con unos tacos.

Como digo, es un producto un poco de vagonetas, porque en realidad no se tarda nada en hacer guac casero, pero claro no siempre los aguacates están en su punto, y no siempre tenemos ni tiempo ni ganas de ponernos a cocinar, por lo que este producto está bien para tenerlo en la nevera.

Guacamole Primaflor

La sentencia final es que los tres guacamoles están bien para hacer el apaño, pero de los tres si llegara el día del juicio final y me obligaran a escoger solo uno me quedaría con el de Mercadona (me mojo). Si os pone el tema de los guacamoles envasados y queréis que pruebe más y os de mi opinión me escribís majetes, e intentaré engañar a mis colegas haciendo una cena mexicana y metiéndoles las 50 marcas diferentes que compre, ¡que cruz tienen con este blog los pobres!.

Espero que a ningún foodie ni healthy freak lo hayan tenido que ingresar en el transcurso de esta lectura por hablar de guacamoles envasados, pero creo que es del interés de mucha gente las alternativas envasadas. ¡Besitos mis queridos!.

¿Hachazo o Atxazo?

1

¡Hola mi querido séquito! hoy vengo a hablaros de la apertura del nuevo restaurante de Eneko Atxa en la gran capital del mundo, ¿New York? ¡No! Bilbao ¡por supuesto!, en el Palacio Euskalduna. El restaurante está apenas sin estrenar, like a Virgen que diría Madonna, ya que se inauguró el pasado 19 de abril de 2018. Sé mí estimado lector que lo que más necesitas saber es la respuesta a esta pregunta ¿te dan en Eneko Bilbao un hachazo o Atxazo? Así que allá vamos, que hay mucho de lo que hablar.

Bogavante asado a la brasa, jugo de ave y buñuelo de sus interiores

LA MANDUCA:

Eneko Bilbao Restaurante es un poco como la Coca Cola, para los altos para los bajos, para los gordos para los flacos…con esto quiero decir que la gente que busque comida tradicional vasca y producto lo encontrará aquí, y los que estén más centrados en la cocina de vanguardia con humos, esferas, emulsiones, también lo disfrutarán.

Coctel de Martini citronela y jengibre

Funciona con formato menú degustación, en nuestro caso comimos 4 entrantes, un pescado una carne y un postre. A diferencia de Azurmendi y Eneko Larrabetzu en Eneko Bilbao también podrás elegir platos de una carta, lo que te da libertad si no quieres tomar el menú.

Os dejo explicado muy brevemente al final del post lo que nos trincamos, más que nada porque si me extiendo y se os cae la baba en el teclado podéis sufrir un corto circuito.

Yema de huevo de caserío sobre estofado de trigo y jugo de pimientos asados al carbón

El restaurante sigue apostando por la esencia de Eneko Atxa, caldos muy concentrados, emplatado minimal, decoración floral, tradición y producto. Resumiendo, y sin florituras ¡la manduca excelente!. En cuanto a la cantidad, decir que no sales rodando como una piedra vasca que levantaría Perurena, pero tampoco te quedas con hambre, digamos que estando en Bilbao podrías comerte un pintxillo antes de ir, pero sin hacer la ronda entera con la kuadrila.

Cochinillo albahaca y flores

Para acompañar la comida, al principio te ofrecen un cóctel (cada día es diferente) que preparan delante del cliente en un carrito, y el café especial de la familia también te lo preparan en un carro in situ. No sé qué tendrá Eneko con los carros, porque en el antiguo Pret a Porter también tenía uno de postres, ¡qué sé yo! igual le posee el espíritu de Manolo Escobar.

Ostra sour de txakoli rúcula y manzana

LA GUITA

¡Cauen la ostia Patxi! Si en Bilbao nos sobra la pasta, ¡por dinero va a ser…!. Bueno Patxi…, como desafortunadamente no todos los lectores son de Bilbao, y sé que os interesa saber los precios, esta es la propuesta de Eneko Bilbao.

El precio del menú degustación es de 98 euros IVA incluido. La bebida, los cócteles y el café van a parte. La carta de la bodega es muy extensa, y está organizada de una manera muy didáctica (o para mongers), hay vinos de precios muy diversos. Aquí podéis consultar los precios de los platos que incluye la carta, si no queréis el menú degustación.

Sukalki de secreto ibérico Joselito

En la oferta euskaldun que propone Eneko Atxa, (tiene otros restaurantes en Tokyo y Londrés), Eneko Bilbao estaría en la mitad en cuanto a precio, Azurmendi 198 € (tres estrellas), Eneko Bilbao 98 € y Eneko Larrabetzu 77 € (una estrella). Un precio intermedio, si no puedes o no quieres dejarte por encima de los 200 euros en Azurmendi, pero unos elementos un pelín más sofisticados que en Eneko Larrabetzu.

El precio final de la cuenta, depende mucho de lo que le des al pimple,  si vas con los de Gandia Shore te sale a 10.000 € por barba, si eres una persona normal y compartes una botellita  de vino o te tomas una copita pues cuenta con un precio final de unos 120 €. En mi opinión el precio del menú es muy adecuado a la calidad del producto, la técnica de los platos, el servicio y la esencia de Eneko Atxa.

EL AMBIENTE, LA PEOPLE Y GARITO:

El restaurante está ubicado en la tercera planta del Palacio Euskalduna en el corazón de Bilbao. Un sitio amplio y diáfano con una decoración simple, luminosa y elegante. Nada más llegar nos recibió una chica simpatiquísima que sabía mi nombre, ¡uuuu soy VIP y me reconocen!. Por si alguien tiene dudas, obviamente se sabía mi nombre por la reserva y solo había dos mesas de dos personas, y una ya estaba sentada, pero la primera impresión fue muy buena, ¿famosa yo?¿de qué?.

Esparrago blanco y verde

Claramente Eneko Atxa no es de los que cantan a mi me gustan mayoressss y sigue apostado a tope por la gente joven, con talento y preparada. Creo que la mayoría del personal venía de Azurmendi o Eneko Larrabetzu. El chef de Eneko Bilbao es Iker Arando y tiene menos de 30 años, aunque lleva bastante tiempo trabajando codo con codo con Mr. Atxa. ¡Y ooohhh madre! Pido un minuto de silencio por todos los corazones rotos que habrá dejado este tío. Tiene una estética hípster total, como recién sacado de revista de tendencias, y además cocina como los dioses ¿se puede pedir más?. Sacando mi bola de pitonisa le auguro un gran futuro.

Me encantó el ambiente en sala, equilibrio perfesssssto entre servicio cortés y personal agradable, sin caer en el snobismo que como sabéis me pone de peor humor que a Letizia ir a cenar con su suegra. La sala la lleva Urko, un ¿señor? Con una amplísima experiencia que es lo suficiente sofisticado para agradar a los más borjamaris pero muy cercano y ameno con la peñita que vamos principalmente a  jamar ¡bien jugado al elegirle!. El sumiller (AKA el tío de la priva) sabía más de vinos que Julito de mujeres, ¡una pasada oírle hablar!, y encima muy bueno trayendo los conceptos complicados del vino a la vida real para los que somos más isssnorantes en este tema. El chico de los cocteles y el café, ¡me da pena apodarle así pero es que no sé su nombre!, un chico joven con mucha energía que cual Panoramix nos preparó un cóctel muy suavesssitooo con Martini citronela y jengibre, y probablemente el mejor café que tome nunca. Y por último pero no por eso menos importante, el servicio de mesa a cargo de Silvia fue muy bueno, muy atento y con una sonrisa todo el tiempo, y eso se agradece porque he pagado mucho dinero cientos de veces porque me sirva una seta (deshidratada).

Carrito de coctails

Juro y perjuro que no estoy untada (ya me gustaría), pero la verdad es que el servicio fue muy bueno, se ve que hay ilusión y ganas de hacer bien las cosas. Por descontado que Eneko Atxa es una crack pero es su equipo el que lo eleva. Así que cuando os atiendan bien en un restaurante propiedad de un estrellado (de estrella Michelin me refiero que estrellados hay muchos) hacédselo saber, que toda la gente que rodea a la estrella se merece también una palmadita por el buen trabajo.

El ambiente es elegante, perfecto para una cena romántica, pero es lo suficientemente relajado para ir también de comida con los colegas y disfrutar de la gastronomía antes de ir a la Catedral, y no me refiero a la religiosa (aunque también es válido ¿quién soy yo para juzgar) hablo de San Mamés.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA:

Mi eterna pregunta, ¿cuál es la buena la cal o la arena?, a lo que íbamos…

Al estar en el corazón del Botxo (Bilbao) puedes darle (un poco) más al txurrut y despreocuparte (cuidado no acabes con tal cogorza que termines nadando en la ría) de coger el coche, al contrario que en Larrabetzu donde sí o sí tienes que ir en bólido, o engañar a tu cuñao para que él no beba, o aparecer en helicóptero como si fueras Beyoncé.

Petit Fours

La buena ubicación hará que los guiris hambrientos de estrella peten este sitio, por lo que os recomiendo que andéis vivos y hagáis la reserva cuanto antes porque estoy segura que en muy muy poco tiempo esto va a despegar hasta el infinito y más allá, y se pondrá muy de moda entonces será difícil pillar un hueco. Así es la mente humana, este sábado no había mucha gente y cuando cuatro empiecen a hablar bien del sitio no habrá quien entre, mediodías de iberdroleros, repsoleros, bbveros y noches de parejitas de Neguri (zona de pasta de Bizkaia), como si lo viera. ¡Así que corre y reserva!.

Gatzatua helada, miel y romero

El menú degustación tiene 2 platos de Eneko Larrabetzu, la yema de huevo, y el sukalki de secreto, y otros dos platos de Azurmendi la Kaipiritxa y el cochinillo (creo que ahora no está en carta, pero en 2017 cuando yo fui servían este mismo cochinillo).

mantequilla de oveja y setas

Como todo no puede ser perfecto, ¡a excepción de Ryan Gosling por supuesto!, os cuento un par de detalles que nos pasaron, que supongo que con el rodaje no volverán a ocurrir.

Momento alzheimer a lo Aramis Fuster: Se les olvidó servirnos la Kaipiritxa y tuvimos que decírselo nosotros, la Kaipiritxa es el segundo aperitivo que sirven en Eneko Bilbao. Esto claramente fue una cagada, porque es muy al inicio de la experiencia. Para mí no es nada del otro mundo que no se pueda arreglar con una disculpa y una sonrisa, pero entiendo que hay gente a la que le pueda poner en una posición muy negativa y criticona para el resto de la comida.

Kaipiritxa

Momento ¡ostras vergüenza máxima!: Mi siguiente historia la comparto para que tú a diferencia mía no hagas el ridículo. Vaya por delante que mi marqués y yo no semó unos paletos en el mundo gastronómico, sin ser unos grandísimos expertos tenemos nuestro bagaje. Digo esto porque hacía mucho que no me sentía tan corqui en un restaurante. Cuando nos sacaron las ostras, en el centro de la mesa pusieron un recipiente con humo al que llamaron bruma marina. Nos comimos la ostra, y luego nos quedamos más hipnotizados que Puigdemont ante una bandera española, mirando al cuenco con la bruma en plan emmmm ¿esto se come?. Mi amado incluso metió la cuchara y probó, y yo estuve a punto de empezar a comerme los hierbajos como si fueran exquisitas algas. Finalmente con complejo de Sirenita por pensar en comer las algas, me armé de valor y le pregunté a una de las chicas si eso era para comer, y me dijo que no, que solo era aromático. Sinceramente, creo que deberían haber sido más explícitos, tipo Barrio Sesamo, al presentar el plato, comensales: ¡esto se come, esto no se come!. Solo imaginarme la cara de los camareros recogiendo el cuenco vacío de líquido y de hierbajos me hace sentir más vergüenza que la cobra de Bisbal a Chenoa. Hay que tener cuidado con estos detalles, porque puedes hacer pasar un apuro al comensal, cosa que nadie quiere cuando estas pagando más de cien euros por barba.

Bruma de mar

Otro tema a tener en cuenta para que nadie se sienta más engañado que Victor Sandoval con Nacho Polo, es que si has estado en Azurmendi o Eneko Larrabetzu no te vas a sorprender ya que la línea es muy parecida. Por el contrario si nunca has estado en ninguno de los dos, Eneko Bilbao es un muy buen punto de partida para conocer su cocina.

Por último, decir que yo no soy muy fanssss de la cuajada y pregunté si podía cambiar el postre, no me pusieron ningún problema. Pero ¡STOP! No estoy diciendo que te puedas hacer tu propio menú degustación sobre la carta, pero sí que admiten pequeñas variaciones para tener al cliente contento.

EL VEREDICTO DE LA MARQUESA

Claramente pienso que Eneko Atxa ha sido very generous con la ciudad de Bilbao, y que este menú está un peldañico por encima del precio que tiene. Es verdad verdadera que en Bilbao hay muy buenas opciones para comer por alrededor de 100 €, pero sé que Eneko Bilbao va a estar muy muy en top de la ciudad.

Intxaursaltsa helada, avellanas y chocolate caliente

Por todo lo que he venido comentando, esto es un ATXAZO en mayúsculas, un restaurante con toda la esencia de Eneko Atxa . Así que si estás por Bilbao huye de los sitios en los que te van a dar el hachazo y dejarte sin pasta, y quédate con Eneko.

Aunque he rajado más que una vieja de pueblo, si me he dejado algo en el tintero podéis preguntarme y estaré encantada de responderos lo que pueda. Como también he probado Eneko Larrabetzu, y Azurmendi, (o si visito otros de Atxa en el futuro, que ganas no me faltan), decidme si os interesa que os cuente mi experiencia  en estos dos restaurantes para completar el triplete de Eneko Atxa en Euskadi . ¡Abrazos mis queridos!.

LOS PLATOS EN POCAS PALABRAS

  • Mantequilla de oveja y setas: una mantequilla y una mousse de setas coronada con sal de añana, para comerte 10 barras de pan untando.
  • Kaipiritxa: una bolita que desde que ha bajado de Azurmendi la ciudad la ha cambiado de roja a verde, con un interior líquido.
  • Ostra sour de txakoli rúcula y manzana: el que menos elaboración tiene, puro producto y protagonismo de la ostra.
  • Esparrago blanco y verde: es como un potito Premium, para mi futura marquesita o marquesito necesito esta receta. ¡Imaginate Atxa Kids!. No en serio estaba buenísimo.
  • Yema de huevo de caserio sobre estofado de trigo y jugo de pimientos asados al carbón: muy sabroso y untuoso para comerte un perolo entero ¡que estamos en Bilbao!.
  • Cochinillo, albahaca y flores: se derrite en la boca, un clásico de Eneko.
  • Bogavante asado a la brasa, jugo de ave y buñuelo de sus interiores: el bogavante perfecto, el jugo potente y el buñuelo el máximo Díos.
  • Sukalki de secreto ibérico “Joselito”: punto de la carne espectacular y acompañado de unas esferas de queso para casarte con ellas.
  • Intxaursaltsa helada, avellanas y chocolate caliente: si sois golosos es un must, como una Nutella demasiado Premium.

El bacalao yonki y la salsa Crepúsculo

0

¡Que pasa mi querido séquito! En el post de hoy viene un triple combo, review de dos productos y una receta. Ya sabéis una de esas recetas express que yo os suelo proponer para cuando no os apetece poneros a tope con los fogones o no sentís ni las pestañas después de aguantar la clase de crossfit, zumba, gimnasio (llamémoslo X) o también para el día intenso en la ofi con tu jefe subido en la chepa.

Los productos de los que os vengo a hablar hoy son, el bacalao ahumado nórdico de Martiko ahumados, y la salsa pil-pil de Giraldo. Con estos dos productos y 2 cosillas más haremos un entrante más rápido que Usain Bolt.

Muy falso tiradito de bacalao al pil pil

Primeramente decir que soy fan absoluta de compartir la península ibérica con Portugal, y que los envases vengan en dos idiomas. Así por ejemplo tenemos el caso del bacalao yonki, usease “bacalhau fumado” (ahumado en castellano). Después de esta tontería comenzamos en serio, bueno más o menos.

Hoy os hablo de los paquetes de bacalao ahumado de Martiko ahumados, la mayoría de la gente conoce el salmón de Martiko, pero también comercializan bacalao y trucha ahumada, así como huevas y mousses de pescado. Entre mis súbditos, ¡upsss perdón! Que descuido el mío… amigos, amigos quería decir, les encanta el salmón ahumado pero nunca han probado el bacalao ahumado. Si tú eres también de esos, dale una oportunidad al bacalao ahumado de Martiko.

Este bacalao ahumado se presenta en formato de paquete de 80 gramos, lo que viene a ser aproximadamente unas 6-7 lonchas finas de bacalao. Los ingredientes que contiene este paquete son Bacalao (Gadus Morhua), sal, azúcar y humo de maderas nobles, y se pesca con redes de arrastre (lo que hace más de uno los sábados a la noche) en el Atlántico Noroeste. El precio de paquete entero es de 3,35 euros.

Láminas de bacalao Martiko

Dos de los puntos que más me han molado de este producto son que por un lado aunque advierte de que puede contener espinas, el pescado está limpio como la casa de Mr. Proper (Don Limpio) y no había ninguna. Y por otro lado que el pescado viene muy bien laminado, las lonchas son finas pero se pueden separar mejor que las de salmón. ¿Os ha pasado alguna vez comprar un paquete de salmón y que sea muy difícil separar las láminas? ¡A mi mil veces!, y acabas con unos trozos de salmón más feos que Quasimodo. Pues con este bacalao ahumado esto no pasa, pude separar muy bien todas las láminas y presentarlo bonito.

Critica total y absoluta al “abre fácil” de Martiko, ¿me explica alguien para que idean estos sistemas? si luego funcionan menos que el aeropuerto de Castellón. Al final como siempre acabé abriéndolo con unas tijeras, después de una ardua pelea, yo me imagino a la persona que monta los envases echando cola extra en plan serial killer ¡jodeos hijos de p***!. En fin, que una pena lo de estos abre fáciles.

«Abre fácil»

Estos paquetes de bacalao son perfectos para tenerlos en la nevera (tienen una caducidad amplia), aunque os suplico que no llenéis de dinosaurios en vuestros frigos. Con ellos puedes montarte en un momento, una ensalada, una tosta, he incluso unos huevos con bacalao, y salvar la comida o la cena.

Creo que es un producto que vale la pena para comerlo de vez en cuando, por su calidad y formato,aunque su precio sea elevado (como la mayoría de los pescados envasados), creo que está bien como entrante o para cuando vienen invitados inesperados, ¡buah! Ni que fuera yo la Preysler.

Ahora le toca el turno a la salsa pil pil de Giraldo. Deciros que Giraldo es la élite del bacalao, producto de máxima calidad y con sede en Euskadi. Si queréis otro día os hablo de toda la variedad de cortes de bacalao desalado que ofrecen y lo que podéis comprar en su web online, así como en supermercados y tiendas para haceros unas cazuelas de bacalao de escándalo es un escándalo.

Llevaba un tiempo echándole el ojo a esta salsa pil pil preparada de Giraldo. Era pasar por los estantes refrigerados de la zona de pescados de Eroski, y sentir como nos cruzábamos las miradas, un flirteo constante entre la salsa y yo. Al final como no se atrevía a pedírmelo, tuve que invitarle yo a venir casa. Para el que no haya pillado la historia: que me apetecía probar esta salsa y tras varias semanas dudando decidí comprarla y probarla.
Vamos a ver cómo me explico, la salsa pil pil casera y la salsa pil pil de Giraldo son como Adriana Lima y Candice Swanepoel, las dos están buenas pero no se parecen en absolutamente nada. Tengo que ser sincera, y decir que al pil pil que yo prepararía en la sociedad no me recordó en absoluto esta salsa. No tiene un sabor muy intenso, y en mi opinión le falta un poco de garrote, un poquillo más de picante y sabor.

La consistencia de la salsa es correcta y se parece mucho a la casera, pero el color de la salsa es pálido como el vampiro de Crepúsculo. Esto se debe a que el ingrediente principal es aceite de girasol (no indica el %) y de aceite de oliva lleva un 15 % que sería lo que principalmente le daría ese color más amarillo. El precio de la salsa es de 2,25 € y vienen 125 gramos, para que te hagas una idea unas 6 o 7 cucharadas de producto. En esta misma gama de salsas, Giraldo ofrece la salsa de chipirón y la salsa vizcaína veré si puedo probarlas y os comento que tal están.

Consistencia salsa pil pil

Hay que decir que la salsa pil pil es un clásico tan clásico, que incluso tiene casi categoría de divinidad en Euskadi, que es muy difícil hacer un producto que solo haya que calentar y salir airoso. Creo que o te curras una salsa Premium (que seguramente nos dejaría desplumados cual gallinas a todos los consumidores con el precio desorbitado) o pienso que es mejor que Giraldo hubiera optado por comercializar otras salsas para acompañar su excelente bacalao como una piperrada, o incluso irse al espectro exótico de combinaciones asiáticas.

Lo que me ha gustado es el formato en el que viene, tipo bolsa con abre fácil (de los de verdad) y que se puede acceder al producto por completo con una cuchara. Por lo que no desperdiciaras absolutamente nada.

Mi conclusión final sobre esta salsa es que como salsa pil pil acompañada de un buen bacalao no la recomendaría, me parece que es estropear un producto de calidad. Es mucho mejor que si compras una buena pieza de bacalao te curres tu propia salsa pil pil. Ahora bien, como salsa que no tenga tanto protagonismo en el plato me parece buena opción. Es decir, que quieres hacer unos mini canapés que contengan bacalao, pues esta salsa está genial para echarla por encima, también estaría bien si haces un sarandogaaaa (AKA: Arroz con bacalao) y pones un poco de la salsa para decorar, incluso como parte del aliño de una ensalada. Se le puede sacar partido a esta salsa, y no ponerlos el brazo como el Chuache (Arnold Schwarzenegger) de dar tantas vueltas a la cazuela.

¡Ahora os dejo con la receta visto y no visto!.

MUY FALSO TIRADITO DE BACALAO AL PIL PIL

En primer lugar decir que esto no se parece en nada a un tiradito peruano, pero bueno tenía que ponerle un nombre. Para evitar el linchamiento público, no solo le pongo “falso” por delante (cosa que se hace mucho en los restaurantes para dar dramatismo al plato) sino que pongo “muy falso”. Espero que nadie se sienta ofendido, porque aquí estamos para divertirnos.

Por otro lado, es urgente que acuñe un término para estos ensamblamientos de productos que hago a los que yo llamo recetas. Se aceptan sugerencias que ando más pérdida que Carmén Lomana en un todo a 100.

Ingredientes:

  • 1 paquete de bacalao ahumado nórdico de Martiko.
  • 1 Bolsa de salsa pil-pil de Giraldo.
  • Zumo de 1 lima.
  • Guindilla cayena.
  • Cilantro.

Nivel de dificultad: lo puede hacer una alpaca del Machu Pichu, no digo más.

  • Exprime una lima y vierte el zumo en un bol.
  • Abre el paquete de bacalao y ponlo con la lima.
  • Deja reposar 5 minutos el bacalao.
  • Abre la bolsa de salsa y caliéntala en el bol en el microondas.
  • Ponla en el fondo del plato en el que vas a presentar el producto final.
  • Pon el bacalao sobre la salsa pil pil.
  • Sazona al gusto y decora el plato con cilantro y guindilla.

Un abrazo a todos mis queridos y queridas, la Marquesa se despide y se retira a disfrutar de este maravillo tiempo que estamos disfrutando en Euskadi.

Dónde comer en Italia sin caer en trampas para turistas

No tengo porque contar la historia de las japonesas de Venecia ¿no?. Pues eso, que no hay peor cosa que cuando vas al extranjero tengas colgado el cartel luminoso de “alerta guiri” en la cara y que por ello comas mal y caro.

He estado unos días con mi querido marqués en Verona, Bolonia y Venecia y como por Instagram me lo han pedido algunas personas (tampoco un séquito, ¡ni que yo fuera Dulceida!, pero si algunas) pues me animo a contaros los sitios en los que nosotros hemos llenado la andorga, porque yo me debo a mi público como Lola Flores. Momento forever de la Faraona en la boda de Lolita ¡si me queréis irseeeeeee!.

Unos disclaimers antes de empezar (advertencias si no sois millenials):

1- Nuestro viaje fue express y los sitios que recomiendo no son templos de la gastronomía italiana, son sitios en los que comer bien a un precio asequible mientras se hace turismo.
2- Hemos estado en el mes de marzo, que no tiene nada que ver con meses como agosto en los que la masificación de Italia parece la discoteca Amnesia a las 5 de la mañana, por lo que quizás haya más gente y el servicio no sea tan bueno (no me metáis en la guillotina si es así).
3- En la mayoría de los sitios, los comensales eran italianos, pero repito que no había tantos turistas en las ciudades como en otros meses del año.
4- Atención chavalería: los precios que indico son para dos personas y normalmente nosotros bebemos agüita freeeecá, por lo que si le dais al txurrut igual sube la cuenta, que en Italia los vinos son bastante caros.
¡Allá va la mini guía para comer en Verona, Bolonia y Venecia!.

¿Dónde comer en Verona?

Corte Farina Pizzeria
Restaurante bastante grande, ideal si estáis de viaje con más gente que en la Gurtel. La ensalada de burrata tenía dos partes, la burrata exquisita pero la ensalada bahhh triste como la separación de Azucar Moreno. Los tortellini al burro e salvia, los mejores de todo el viaje nos encantaron, son unos tortellini rellenos de carne que están salteados con mantequilla (burro) y salvia. Por ultimo pedimos también una pizza con huevo, que estaba más buena que Andrés Velencoso, aunque el huevo en lugar de ser entero como estamos acostumbrados, estaba batido, ¡probadlo, muy recomendable!.
Precio para dos: 30 €

Corte Farina Pizzeria

Osteria Monte Baldo (Aperitivo)
Fuimos a tomar el archiconocido Aperol Spritz, y picamos un par de pintxos italianos, uno de queso gorgonzola y nueces y otro de mousse de bacalao. ¡Patxi como si estuviéramos en Donosti la ostia!, perfecto para una parada técnica, aunque tened en cuenta que la bebida no es barata.
Precio para dos: 10 €

Osteria Monte Baldo

Osteria del Bugiardo
Este lo recomiendan bastante en el interné que diría mi abuela, pero a mí personalmente no me molo nada, igual tuvimos mala suerte porque tiene buenas reviews, así que por si acaso os lo dejo, aunque repito que not my favourite.

Al medio día la mitad de la carta no estaba disponible, había una especie de menú del día al que le faltaban más platos que dientes al cuñaó, en fin acabamos comiendo un poco de mozzarella bastante simplona, un plato de jamón de parma que estaba rico, y unos tortellini que eran mucho peores que los del día anterior. El sitio tampoco es muy grande, así que cuidado sí vais una tropa.
Precio para dos: 30 €

Osteria del Bugiardo
Osteria del Bugiardo

La Bottega della Gina
Como no hay mal que por bien no venga, al no quedarnos satisfechos en la Osteria del Bugiardo, fuimos a este pequeño comercio donde preparan todo tipo de pastas al momento a recomer, ¿es recomer una palabra?. Aunque estábamos llenos como las cuentas suizas de Barcenas, decidimos probar este sitio.

Es un local muy pequeño y no hay carta como tal, es un expositor con la pasta disponible que te cocinan con ragú o con mantequilla y parmesano. Comimos tortellini rellenos de burrata, setas y carne ¡de escándalo!. Una pena no haber ido con más hambre, tenéis que probarlo. La gente con la que coincidimos eran extranjeros, pero a mí me pareció rico lo que comimos, por lo que no creo que sea trampa para guiris. Muy recomendable y económico, sobre todo si no queréis parar mucho tiempo, es perfecto para comer algo rápido y casero.

Precio para dos: 10 € (cada plato de pasta cuesta entre 8,5 y 10 euros y en una situación en la que no hubiera comido antes, pediría 3 platos para 2)

La Bottega della Gina

Antica Bottega del Vini
Es uno de los clásicos de Verona, muy recomendable si sois foodies pasar por este sitio. Es importante llevar reserva hecha porque el sitio suele estar a tope, aunque nosotros vivimos al límite y fuimos sin reserva (conseguimos sitio) pero a las 20:00h se nota que vivimos cerca de la France y estamos acostumbrados a comer temprano. Pero, si tu mi querido lector eres de Cádiz, ¡haz reserva! Que a esa hora estás normalmente tomando el cafecito de la comida.

Comimos un risotto de gorgonzola y vino, que es el mejor que he comido nunca sin ninguna duda, ¡aiiii socorrito! que se me cae la baba en el teclado. La especialidad es el risotto alla amarone, íbamos con la idea de comer ese risotto pero al lado se sentaron Yoda (un señor mayor) y su acompañante y pidieron el risotto de gorgonzola. Y yo dije, si Yoda Italiano ha pedido ese risotto, “bueno risotto ha de ser, pedir tú debes ese risotto aprendiz”.

También probamos los bigoli con salsa de anchoas (de Euskadi, Lorea Gourmet, por cierto) y burrata. Los bigoli son un tipo de pasta más gruesa que los espagueti, típicos de esta zona muy buenos también. Por último probamos un tartar de ternera que estaba exquisito.
Si os mueve más la tripa que el arte, este lugar es un must foodie en vuestra lista de Verona.

Precio para dos: 60 € (tened en cuenta que no tomamos vino, y que al ser un sitio especializado os puede subir el precio).

Antica Bottega del Vini
Antica Bottega del Vini

Helado en Verona
¿Qué es Italia sin un gelatto? Aunque vayas en pleno invierno a -10 grados tienes que comer un helado sí o sí.

Gelateria Mazzini: ¡este helado estaba demasiado rico! El de vainilla es muy recomendable, hacía años que no me comía un helado de vainilla tan bueno.
Precio: 1,5 € cada bola de helado

Patagonia ice cream: no estaba mal, pero no es el mejor helado que hemos comido. Correcto.
Precio: 1,8 € cada bola de helado

Patagonia Ice Cream / Gelateria Mazzini

¿Dónde comer en Bolonia?

Salumeria Simoni (Aperitivo)
Sin duda en este sitio es el que tiene pinta de trampa para turistas porque se oía más inglés americano que en la casa blanca, “americanos muy americanos mucho americanos” que diría Rajoy, pero como el género estaba bueno yo lo voy a recomendar.

Fuimos a probar las delicatesen imprescindibles de la región de Reggio Emilia, la Salumeria Simoni es una tienda de embutidos reconvertida en bar de tapeo. Os recomiendo que pidáis la tabla royal, que es la más completa, me encantó la mortadela y el salami (La que se avecina moment, vergüenza ajena). Id con la mente abierta, y no comparéis los embutidos con los de España, son otra cosa diferente sobre todo en el tema de curación, pero están muy buenos.

Por la noche, como estábamos más cansados que los costaleros en Sevilla después de la madrugá, hicimos una cosa que muy pocas veces suelo hacer cuando estoy en el extranjero y es repetir sitio. Así que volvimos a Simoni, y probamos el Vitello Tonnato, un imprescindible que tenéis que probar si o si, el clásico mar y montaña italiano. Y también una foccacia de tomate y una pequeña degustación de parmiggiano reggiano, pero del de verdad no de ese grana padano que nos quieren enganchar aquí.
Precio: 20 €

Salumeria Simoni
Salumeria Simoni

Trattoria del Rosso
Habíamos leído que aquello parecía la ONU, vamos que solía estar lleno de gente de todas las nacionalidades, AKA turistas. El día que nosotros estuvimos los comensales de los que estábamos rodeados eran italianos y parecían tener bastante relación con los dueños. Por supuesto comimos la especialidad de Bolonia, tagliatelle a la bolognesa, ¡muy muy buenos! Aunque definitivamente nosotros en casa comemos la pasta más hecha y no tan al dente como la sirven aquí. También probamos los tortellini in brodo (que no Frodo del señor de los anillos), tortellini con caldo muy recomendables también, y especialidad de la región.
El tiramisú que probamos no era nada del otro jueves, estaba correcto. El sitio es bastante grande, y tiene terraza en el exterior para los meses de verano.
Precio: 32 €

Trattoria del Rosso

Bonus Track: Modena
A Modena pudimos ir solamente una tarde pero os podemos recomendar un sitio para tomar helado, y dónde podéis comprar aceto balsámico di Modena. La heladería es Gelateria Bloom, el helado estaba muy bueno aunque hay que decir que era un poco caro comparando con otros sitios, 2,4 cada helado cuando casi todos hemos pagado entre 1,5 y 2 euros. En cuando al acto bálsamico, si teneis tiempo os recomendamos hacer una visita a una acetaia, nosotros solo pudimos comprar en una tienda (Enoteca Ducale), en el que el tío era un poco borde y rata, pero el producto era bueno.

¿Dónde comer en Venecia?

Osteria da Alberto
Está a unos 10 minutos andando de la Piazza San Marco, asique merece la pena desviarse un poco. Si eres el vago máximo del reino y quieres ir en góndola google maps no lo calcula asique no se cuánto tardarías, pero seguro que se puede llegar porque está justo al lado de un canal.

Un sitio bastante pequeño y un poco oscuro, pero en el que se come muy bien y a un precio muy razonable para ser Venecia. Un minuto de silencio por las pobres japonesas de los 1.000 eurazos. Aunque el servicio no es que sea extremadamente amable, no les vi cara de que fueran a clavarnos semejante sablazo, Thank God!.

Comimos muy bien, primero un entrante de Baccalá mantecato, que es una crema de bacalao que estaba para no parar de untar ni en tu lecho de muerte. Luego unos spaghetti alle seppie nere, vamos unos espaguetis negros que estaban increíbles. Y por último una lasagna de ragú y parmesano que ¡madré mia del amor hermoso! Todavía sueño con ella.

El tiramisú de este sitio era muy diferente al resto que hemos probado. Llevaba licor como para emborrachar a Massiel, lo que le daba un punto más dulce y era super cremoso y casero.

La comida de este sitio nos gustó mucho y el precio para ser Venecia es inmejorable, he leído por algún sitio que los gondoleros comen aquí, yo no vi ninguno.
Precio: 45 €

Osteria da Alberto

Pizzeria All´Anfora
Uno de los sitios más sinceros por los que he pasado, aunque nunca superará a un bar de mi pueblo en el que su carta dice: “pizza: Buittoni”. ¿Y por qué digo sincero? Porque en la carta de la pizzería ponía entre paréntesis (congelado) en los productos como nuggets o mozarella sticks. Dicho esto, no entiendo que pongan este tipo de entrantes que harían que a Chicote le diera un ataque epiléptico, cuándo es tan fácil poner una ensalada fresca en lugar de esas bazofias y marranadas de mala calidad en un sitio de pizzas tradicionales.

¡Ehhhhhh antes de que pienses en descartar este sitio! STOP!, las pizzas están buenísimas así que merece la pena que las pruebes. El pizzagiolo es un crack auténtico, el tío era capaz de amasar 6 pizzas a la vez, ¡¿Qué brujería es esa?!, y el servicio del local de los más agradables de todos los sitios que he pisado en Italia.

Nos metimos dos pizzas de masa esponjosa pero fina con un diametro más grande que la cabeza de Puyol (el futbolista). Vamos pizzas grandes, jugosas y con buen queso. Probamos la 4 quesos, y otra con jamón, nada muy sofisticado pero con buena materia.

El local no es muy grande y no está muy céntrico, pero merece la pena probar las pizzas, además de que los precios eran muy buenos para ser Venecia.
Precio: 25 €

Pizzeria All´Anfora

Helado en Venecia
Gelatto: Heladería Alaska, el sitio parece un poco heladería cutre de Benidorm venida a menos, yo cuando la ví pensé que sería un bluf, pero la realidad es que el helado era tradicional y estaba muy bueno.
Precio: 1,5 € por bola

Alaska

Espero que os haya molado el post, y sobre todo que os sea de utilidad si viajáis a estos destinos. Y ahora mis dos reflexiones del día para terminar. Primera: ¿por qué en el extranjero cuándo pasas por un Mcdonalds o Burger King se oye mayoritariamente español?. Segunda: ¿cómo se llama ese gesto que hacen los italianos con la mano uniendo los dedos?. Arrivederci amici!.

Mousse de Danone ¿mmmh o aarg?

0

Mousse, mouse (como el del ordenador), mus (como el juego de cartas), muse (como el grupo) ¿alguien está al 100% convencido de cómo se escribe esta palabra en español?, en fin tendré que consultarlo en la RAE, María Moliner o en el Panhispánico de dudas para aclararme.

En el día de hoy vamos a platicar, sorry por la apropiación cultural pero ¡me encanta esa palabra!, de un nuevo producto que ha lanzado Danone. Se trata de la gama mmh sin palabras. Veamos pues si la Marquesa se ha quedado sin palabras ¡allá va la review!.

La gama de mmh de Danone se compone de 7 hermanitos, 3 mousses (de distinto padre, juas juas), y 4 flanes. Mousse de chocolate negro, chocolate belga y chocolate blanco, y flan de huevo al horno, flan de huevo 0%, de chocolate y de café.

Yo he probado las 3 mousses, porque como digo siempre tengo menos autocontrol que Matías Prats cuando está pensando en hacer un chistaco y lo acaba soltando, y no me pude resistir a coger las tres variedades y el flan tradicional.

Empecemos por la mousse de chocolate blanco (no shade people que no es un tema racista), sabe como el Milkybar ¿tengo que decirte algo más para que vayas corriendo a probarla?. Normalmente siempre me gustan más las cosas de chocolate con leche que las de chocolate negro, pero en este caso la mousse de chocolate negro es mi favorita de las tres, tiene un sabor intenso, pero intenso en plan bien, no intenso en plan tu jefe contando las notas de sus hijos (real) y todo lo bien que se lo han pasado en vacaciones. La de chocolate con leche, es de chocolate belga y está muy fina aunque quizás es un poco demasiado dulzona para mi gusto. Sin ninguna duda podría comerme tarrinas y tarrinas enteras a lo Briget Jones en modo depresivo de la mousse de chocolate negro.

En cuanto a la textura, a ver cómo me explico, al lorito con las onomatopeyas que vienen que creo que es la mejor manera de explicarlo. Sabes cuando comes una mousse y suena craaauuuggggg, pues esta no es tan craaauuuggggg, es como si no tuviera tanto aire como otras mousses envasadas que he probado. Tiene textura de natilla con bastante aire, pero no es una mousse muy craaauuuggggg.

Las raciones que se incluyen en las mousses son 4, si sois como yo te la comes en dos sentadas, o si estáis dos personas te la comes en una vez, seamos realistas ¿quién puede resistirse?. Una vez abierto duran 2 días en la nevera, tranqui Danone que en mi casa es un visto y no visto. Si tú querido amigo eres más cabal que yo y no te comes la mousse de una sentada, tranquilo que viene con una tapa de plástico que conserva en buen estado el producto.

Una de las cosas que más me gusta de este producto, es que es muy tuneable y esto a mí me encanta, ya que puedes hacer más cosas con ella que comértela a palo. Aunque me gusta mucho cocinar, no siempre tengo tiempo para elaborar todos los platos, así que en mis comidas con amigos suelo hacer una combinación entre platos 100% caseros y otros que partes ya de algo ya hecho. Con estas mousses puedes preparar unos vasitos trichocolate en un momento: un par de cucharadas de cada mousse en un vasito mono, unas frambuesas y unos frutos secos picados para decorar y quedas genial. También puedes ponerla a modo de frosting encima de una bizcocho, o incluso mezclarlas con frutas, congelarlas y hacer polos en verano.

Así como las mousses me han encantado, no puedo decir mmmh con el flan. Tampoco voy a decir aarg me quedo con un ñaaa! Vamos ni fu ni fa (vaya día de onomatopeyas que llevamos), el flan está rico pero hay otros mejores en el mercado, y ni qué decir del que hace mi amama (abuela) de los cuales mis primos se comen pozales enteros. Me parece que le falta caramelo o más dulzor. Además tengo que decir que este flan te lo tienes que comer directamente del recipiente, porque no tiene la típica pestañita que rompes entra aire y vuelcas en el plato. Así que lo siento Danone, a este flan no le puedo dar el sello Marquesa. Tendré que probar el de chocolate o el de café para ver si es mejor.

El precio de las mousses es de 1,59 € por unidad, y el pack de dos flanes cuesta 1,15 €, así que son precios adecuados. Yo el día que los compré tuve más suerte que Belén Esteban el día que conoció a Jesulín, en Eroski había promoción y conseguí 3 x 2 en las mousses y la azafata de la promoción me regaló además 2 flanes.

Ahora la parte que buff me deja un poco rollo ojo tembloroso…. Que dice Danone que quiere conquistar a los Millenials con estos postres. ¿A qué te refieres Danone? En este caso Danone me recuerda a cuando tu padre en tu adolescencia se hacia el guay con tus amigas pero no colaba el rollo modernito. Pienso que el mundo yoguril/lácteo tiene tanta segmentación que pronto vamos a tener que hacernos un carnet como el del transporte público para comer yogures y postres.

Os animo a que probéis las mousses sobre todo las de chocolate negro y chocolate blanco, que sí que consiguieron sacarme la onomatopeya mmmh! tras probarlas. ¿Cuál queréis de las tres mousses probar? ¿Cuál es vuestro producto favorito de Danone? Yo tengo tantos que si queréis un día puedo haceros una recopilación de mis favoritos. ¡Besitos Marqueses y Marquesas y espero que el craaauuuggggg no salga de vuestras cabezas!uajajaja.


¡Sígueme en Instagram para mucho más contenido!

@marquesadegourmand