¿Hachazo o Atxazo?

A mesa puesta: Restaurante Eneko Bilbao (Palacio Euskalduna) de Eneko Atxa

¡Hola mi querido séquito! hoy vengo a hablaros de la apertura del nuevo restaurante de Eneko Atxa en la gran capital del mundo, ¿New York? ¡No! Bilbao ¡por supuesto!, en el Palacio Euskalduna. El restaurante está apenas sin estrenar, like a Virgen que diría Madonna, ya que se inauguró el pasado 19 de abril de 2018. Sé mí estimado lector que lo que más necesitas saber es la respuesta a esta pregunta ¿te dan en Eneko Bilbao un hachazo o Atxazo? Así que allá vamos, que hay mucho de lo que hablar.

Bogavante asado a la brasa, jugo de ave y buñuelo de sus interiores

LA MANDUCA:

Eneko Bilbao Restaurante es un poco como la Coca Cola, para los altos para los bajos, para los gordos para los flacos…con esto quiero decir que la gente que busque comida tradicional vasca y producto lo encontrará aquí, y los que estén más centrados en la cocina de vanguardia con humos, esferas, emulsiones, también lo disfrutarán.

Coctel de Martini citronela y jengibre

Funciona con formato menú degustación, en nuestro caso comimos 4 entrantes, un pescado una carne y un postre. A diferencia de Azurmendi y Eneko Larrabetzu en Eneko Bilbao también podrás elegir platos de una carta, lo que te da libertad si no quieres tomar el menú.

Os dejo explicado muy brevemente al final del post lo que nos trincamos, más que nada porque si me extiendo y se os cae la baba en el teclado podéis sufrir un corto circuito.

Yema de huevo de caserío sobre estofado de trigo y jugo de pimientos asados al carbón

El restaurante sigue apostando por la esencia de Eneko Atxa, caldos muy concentrados, emplatado minimal, decoración floral, tradición y producto. Resumiendo, y sin florituras ¡la manduca excelente!. En cuanto a la cantidad, decir que no sales rodando como una piedra vasca que levantaría Perurena, pero tampoco te quedas con hambre, digamos que estando en Bilbao podrías comerte un pintxillo antes de ir, pero sin hacer la ronda entera con la kuadrila.

Cochinillo albahaca y flores

Para acompañar la comida, al principio te ofrecen un cóctel (cada día es diferente) que preparan delante del cliente en un carrito, y el café especial de la familia también te lo preparan en un carro in situ. No sé qué tendrá Eneko con los carros, porque en el antiguo Pret a Porter también tenía uno de postres, ¡qué sé yo! igual le posee el espíritu de Manolo Escobar.

Ostra sour de txakoli rúcula y manzana

LA GUITA

¡Cauen la ostia Patxi! Si en Bilbao nos sobra la pasta, ¡por dinero va a ser…!. Bueno Patxi…, como desafortunadamente no todos los lectores son de Bilbao, y sé que os interesa saber los precios, esta es la propuesta de Eneko Bilbao.

El precio del menú degustación es de 98 euros IVA incluido. La bebida, los cócteles y el café van a parte. La carta de la bodega es muy extensa, y está organizada de una manera muy didáctica (o para mongers), hay vinos de precios muy diversos. Aquí podéis consultar los precios de los platos que incluye la carta, si no queréis el menú degustación.

Sukalki de secreto ibérico Joselito

En la oferta euskaldun que propone Eneko Atxa, (tiene otros restaurantes en Tokyo y Londrés), Eneko Bilbao estaría en la mitad en cuanto a precio, Azurmendi 198 € (tres estrellas), Eneko Bilbao 98 € y Eneko Larrabetzu 77 € (una estrella). Un precio intermedio, si no puedes o no quieres dejarte por encima de los 200 euros en Azurmendi, pero unos elementos un pelín más sofisticados que en Eneko Larrabetzu.

El precio final de la cuenta, depende mucho de lo que le des al pimple,  si vas con los de Gandia Shore te sale a 10.000 € por barba, si eres una persona normal y compartes una botellita  de vino o te tomas una copita pues cuenta con un precio final de unos 120 €. En mi opinión el precio del menú es muy adecuado a la calidad del producto, la técnica de los platos, el servicio y la esencia de Eneko Atxa.

EL AMBIENTE, LA PEOPLE Y GARITO:

El restaurante está ubicado en la tercera planta del Palacio Euskalduna en el corazón de Bilbao. Un sitio amplio y diáfano con una decoración simple, luminosa y elegante. Nada más llegar nos recibió una chica simpatiquísima que sabía mi nombre, ¡uuuu soy VIP y me reconocen!. Por si alguien tiene dudas, obviamente se sabía mi nombre por la reserva y solo había dos mesas de dos personas, y una ya estaba sentada, pero la primera impresión fue muy buena, ¿famosa yo?¿de qué?.

Esparrago blanco y verde

Claramente Eneko Atxa no es de los que cantan a mi me gustan mayoressss y sigue apostado a tope por la gente joven, con talento y preparada. Creo que la mayoría del personal venía de Azurmendi o Eneko Larrabetzu. El chef de Eneko Bilbao es Iker Arando y tiene menos de 30 años, aunque lleva bastante tiempo trabajando codo con codo con Mr. Atxa. ¡Y ooohhh madre! Pido un minuto de silencio por todos los corazones rotos que habrá dejado este tío. Tiene una estética hípster total, como recién sacado de revista de tendencias, y además cocina como los dioses ¿se puede pedir más?. Sacando mi bola de pitonisa le auguro un gran futuro.

Me encantó el ambiente en sala, equilibrio perfesssssto entre servicio cortés y personal agradable, sin caer en el snobismo que como sabéis me pone de peor humor que a Letizia ir a cenar con su suegra. La sala la lleva Urko, un ¿señor? Con una amplísima experiencia que es lo suficiente sofisticado para agradar a los más borjamaris pero muy cercano y ameno con la peñita que vamos principalmente a  jamar ¡bien jugado al elegirle!. El sumiller (AKA el tío de la priva) sabía más de vinos que Julito de mujeres, ¡una pasada oírle hablar!, y encima muy bueno trayendo los conceptos complicados del vino a la vida real para los que somos más isssnorantes en este tema. El chico de los cocteles y el café, ¡me da pena apodarle así pero es que no sé su nombre!, un chico joven con mucha energía que cual Panoramix nos preparó un cóctel muy suavesssitooo con Martini citronela y jengibre, y probablemente el mejor café que tome nunca. Y por último pero no por eso menos importante, el servicio de mesa a cargo de Silvia fue muy bueno, muy atento y con una sonrisa todo el tiempo, y eso se agradece porque he pagado mucho dinero cientos de veces porque me sirva una seta (deshidratada).

Carrito de coctails

Juro y perjuro que no estoy untada (ya me gustaría), pero la verdad es que el servicio fue muy bueno, se ve que hay ilusión y ganas de hacer bien las cosas. Por descontado que Eneko Atxa es una crack pero es su equipo el que lo eleva. Así que cuando os atiendan bien en un restaurante propiedad de un estrellado (de estrella Michelin me refiero que estrellados hay muchos) hacédselo saber, que toda la gente que rodea a la estrella se merece también una palmadita por el buen trabajo.

El ambiente es elegante, perfecto para una cena romántica, pero es lo suficientemente relajado para ir también de comida con los colegas y disfrutar de la gastronomía antes de ir a la Catedral, y no me refiero a la religiosa (aunque también es válido ¿quién soy yo para juzgar) hablo de San Mamés.

UNA DE CAL Y OTRA DE ARENA:

Mi eterna pregunta, ¿cuál es la buena la cal o la arena?, a lo que íbamos…

Al estar en el corazón del Botxo (Bilbao) puedes darle (un poco) más al txurrut y despreocuparte (cuidado no acabes con tal cogorza que termines nadando en la ría) de coger el coche, al contrario que en Larrabetzu donde sí o sí tienes que ir en bólido, o engañar a tu cuñao para que él no beba, o aparecer en helicóptero como si fueras Beyoncé.

Petit Fours

La buena ubicación hará que los guiris hambrientos de estrella peten este sitio, por lo que os recomiendo que andéis vivos y hagáis la reserva cuanto antes porque estoy segura que en muy muy poco tiempo esto va a despegar hasta el infinito y más allá, y se pondrá muy de moda entonces será difícil pillar un hueco. Así es la mente humana, este sábado no había mucha gente y cuando cuatro empiecen a hablar bien del sitio no habrá quien entre, mediodías de iberdroleros, repsoleros, bbveros y noches de parejitas de Neguri (zona de pasta de Bizkaia), como si lo viera. ¡Así que corre y reserva!.

Gatzatua helada, miel y romero

El menú degustación tiene 2 platos de Eneko Larrabetzu, la yema de huevo, y el sukalki de secreto, y otros dos platos de Azurmendi la Kaipiritxa y el cochinillo (creo que ahora no está en carta, pero en 2017 cuando yo fui servían este mismo cochinillo).

mantequilla de oveja y setas

Como todo no puede ser perfecto, ¡a excepción de Ryan Gosling por supuesto!, os cuento un par de detalles que nos pasaron, que supongo que con el rodaje no volverán a ocurrir.

Momento alzheimer a lo Aramis Fuster: Se les olvidó servirnos la Kaipiritxa y tuvimos que decírselo nosotros, la Kaipiritxa es el segundo aperitivo que sirven en Eneko Bilbao. Esto claramente fue una cagada, porque es muy al inicio de la experiencia. Para mí no es nada del otro mundo que no se pueda arreglar con una disculpa y una sonrisa, pero entiendo que hay gente a la que le pueda poner en una posición muy negativa y criticona para el resto de la comida.

Kaipiritxa

Momento ¡ostras vergüenza máxima!: Mi siguiente historia la comparto para que tú a diferencia mía no hagas el ridículo. Vaya por delante que mi marqués y yo no semó unos paletos en el mundo gastronómico, sin ser unos grandísimos expertos tenemos nuestro bagaje. Digo esto porque hacía mucho que no me sentía tan corqui en un restaurante. Cuando nos sacaron las ostras, en el centro de la mesa pusieron un recipiente con humo al que llamaron bruma marina. Nos comimos la ostra, y luego nos quedamos más hipnotizados que Puigdemont ante una bandera española, mirando al cuenco con la bruma en plan emmmm ¿esto se come?. Mi amado incluso metió la cuchara y probó, y yo estuve a punto de empezar a comerme los hierbajos como si fueran exquisitas algas. Finalmente con complejo de Sirenita por pensar en comer las algas, me armé de valor y le pregunté a una de las chicas si eso era para comer, y me dijo que no, que solo era aromático. Sinceramente, creo que deberían haber sido más explícitos, tipo Barrio Sesamo, al presentar el plato, comensales: ¡esto se come, esto no se come!. Solo imaginarme la cara de los camareros recogiendo el cuenco vacío de líquido y de hierbajos me hace sentir más vergüenza que la cobra de Bisbal a Chenoa. Hay que tener cuidado con estos detalles, porque puedes hacer pasar un apuro al comensal, cosa que nadie quiere cuando estas pagando más de cien euros por barba.

Bruma de mar

Otro tema a tener en cuenta para que nadie se sienta más engañado que Victor Sandoval con Nacho Polo, es que si has estado en Azurmendi o Eneko Larrabetzu no te vas a sorprender ya que la línea es muy parecida. Por el contrario si nunca has estado en ninguno de los dos, Eneko Bilbao es un muy buen punto de partida para conocer su cocina.

Por último, decir que yo no soy muy fanssss de la cuajada y pregunté si podía cambiar el postre, no me pusieron ningún problema. Pero ¡STOP! No estoy diciendo que te puedas hacer tu propio menú degustación sobre la carta, pero sí que admiten pequeñas variaciones para tener al cliente contento.

EL VEREDICTO DE LA MARQUESA

Claramente pienso que Eneko Atxa ha sido very generous con la ciudad de Bilbao, y que este menú está un peldañico por encima del precio que tiene. Es verdad verdadera que en Bilbao hay muy buenas opciones para comer por alrededor de 100 €, pero sé que Eneko Bilbao va a estar muy muy en top de la ciudad.

Intxaursaltsa helada, avellanas y chocolate caliente

Por todo lo que he venido comentando, esto es un ATXAZO en mayúsculas, un restaurante con toda la esencia de Eneko Atxa . Así que si estás por Bilbao huye de los sitios en los que te van a dar el hachazo y dejarte sin pasta, y quédate con Eneko.

Aunque he rajado más que una vieja de pueblo, si me he dejado algo en el tintero podéis preguntarme y estaré encantada de responderos lo que pueda. Como también he probado Eneko Larrabetzu, y Azurmendi, (o si visito otros de Atxa en el futuro, que ganas no me faltan), decidme si os interesa que os cuente mi experiencia  en estos dos restaurantes para completar el triplete de Eneko Atxa en Euskadi . ¡Abrazos mis queridos!.

LOS PLATOS EN POCAS PALABRAS

  • Mantequilla de oveja y setas: una mantequilla y una mousse de setas coronada con sal de añana, para comerte 10 barras de pan untando.
  • Kaipiritxa: una bolita que desde que ha bajado de Azurmendi la ciudad la ha cambiado de roja a verde, con un interior líquido.
  • Ostra sour de txakoli rúcula y manzana: el que menos elaboración tiene, puro producto y protagonismo de la ostra.
  • Esparrago blanco y verde: es como un potito Premium, para mi futura marquesita o marquesito necesito esta receta. ¡Imaginate Atxa Kids!. No en serio estaba buenísimo.
  • Yema de huevo de caserio sobre estofado de trigo y jugo de pimientos asados al carbón: muy sabroso y untuoso para comerte un perolo entero ¡que estamos en Bilbao!.
  • Cochinillo, albahaca y flores: se derrite en la boca, un clásico de Eneko.
  • Bogavante asado a la brasa, jugo de ave y buñuelo de sus interiores: el bogavante perfecto, el jugo potente y el buñuelo el máximo Díos.
  • Sukalki de secreto ibérico “Joselito”: punto de la carne espectacular y acompañado de unas esferas de queso para casarte con ellas.
  • Intxaursaltsa helada, avellanas y chocolate caliente: si sois golosos es un must, como una Nutella demasiado Premium.

1 Comentario

  1. Marquesa, gracias por un momento tan ameno, Txarly and mua nos hemos reído muchísimo.
    Él texto es largo pero seduce desde él segundo párrafo hasta él final. Zorionak por este post.

Deja un comentario