Guía Foodie de Zarautz

A mesa puesta: ¿Dónde comer en Zarautz?

¡Hello mi querido séquito!, por votación increíblemente masiva (yo creo que hasta los de Foro coches participaron) en mi Instagram hoy os traigo la guía foodie de Zarautz. Coge palomitas que viene largo el post.

Por si hay algún despistadillo, recuerdo a tutta la peñita que Zarautz no es un aquapark, es un pueblo y está “abierto” tooooodoooo el año, sí sí sí así como lo oís, ¿increíble verdad?. Dicho esto os tiene que quedar claro que aparte de venir en verano a lucir vuestros cuerpazos serranos a Zarautz podéis venir en todas las épocas del año y disfrutar a tope.

Antes que nada, aclaración para posibles ofendiditos, haters varios, cuñaos y jubilados sin internet, esto no es la ley, es mi guía foodie. Por supuesto que hay otros sitios en el pueblo que también molan, pero no puedo estar comentando todos en un único post. Si queréis una segunda guía me lo decís, aquí 0 dramas siempre smile que diría Aless Gibaja. En mi Instagram también podréis encontrar más recomendaciones.

Como sé que sois más vagos que lo políticos, aquí os dejo la versión reducida para que os la podáis descargar en el móvil para consultarla y compartirla. *****BAJA HASTA EL FINAL DEL POST PARA VER LA IMAGEN*****

¡Comenzamos con esta guía para foodies de Zarautz!.

  1. Les Classiques

¿Seguro que la playa de Zarautz es lo más característico de este pueblo? Pues no sé que deciros amigos míos, yo creo que en Zarautz hay un personaje que es más mítico que echarse la siesta con el Tour. Y aunque no necesita presentación, me refiero a the one and only Mr. Arguiñano. Si vienes a Zarautz tienes que hacerle un hueco en tu apretada agenda playera a este clásico, ya que el restaurante KA Karlos Arguiñano del que tira actualmente la siguiente generación, tiene mucho de comida top y poco de los chistacos de dudosa gracia de Karlos. El menú degustación está como el diría rico rico y con fundamento, si lo prefieres también puedes optar por la carta e incluso hay platos adaptados para celiacos y vegetarianos. No te prometo que todos los platos tengan su famoso perejil, pero te aseguro que vas a disfrutar con la comida y las vistas.

Cuenta la leyenda que hay una persona en Eibar que no ha pisado el Restaurante Otzarreta. Yo creo que eso es imposible, no conozco a ningún eibarrés que no haya pasado por este classique zarautztarra. Además de los especímenes de interior (aka eibarreses), a los del pueblo también nos encanta el Otzarreta, con su idílico patio y sobre todo con sus kokotxas de merluza al pil pil que reconvertirán hasta al vegano más pureta, para comerte una barra de pan más larga que la muralla china, untando.

  1. Ruta de pintxos

Si lo que os apetece son unos pintxos, hoy os propongo esta ruta con pintxos más clásicos que tu cuñado borracho en la cena de Navidad. Vamos pintxos de toda la vida, nada de espumas ni esferas ni ingredientes que no tienes ni idea de pronunciar.

Comenzamos en la calle mayor, y empezamos duro muy duro con el pintxo de papada del Zazpi, un bocado a este manjar y te olvidas de que habías venido a Zarautz por la playa, ¡garrote del bueno!. Sigue hasta la plaza de la música, entra en el clásico Joshe Mari y pídete una ración de rabas que están de escándalo, con este rebozado premium ya no necesitas neopreno para surfear. Déjate ver por el Okamika y aunque tienen pintxos más elaborados hoy en la ruta clásica te propongo el pintxo de sardina ahumada, al lorito con la combinación ahumado y ajo, que esto te pone más contento que a Camacho cantar el gol de Iniesta. No puedes acabar la ruta sin pasar por la plaza del Pilar, que por supuesto es mejor que la de Zaragoza, y que en el mapa se llama Barren Plaza aunque nadie en el pueblo le llama así. En el Pilar, tienes que parar en el Salegi para zamparte un pintxo de canelón de carrillera que te dejará más contento que Jesulín cuando se libró de la Esteban. El ravioli de pollo y foie (¡Andrea coño comete el pollo!)también está muy bueno. Y por último lo que algunos llaman croqueta Patxiiiiii, la croqueta de jamón del Naparrak tamaño normal para los de aquí tamaño Euskadi para el resto, bien cremosa y con sabor a jamón de verdad.

Sobra decir que para regar todos estos pintxos, nada mejor que un buen txakoli, hay muchos que son ricos pero hoy os recomiendo el txakoli Katxina. Eso sí cuidadito con las copas, que luego acabáis modo mecedora y la culpa mía.

  1. Tradición y twist

¡Patxi, que yo he venido a Euskadi a comer txuleta la ostia!, pues tranquilo Patxi que en Zarautz también encontraras la tradicional txuleta, puedes subir hasta Izeta Sagardotegia alucinar con las vistas de Zarautz a tus pies, hincarle el diente a la txuleta y acompañarla de sidra tradicional. Si lo que buscas es comida tradicional en su estado puro este es tu lugar. Dos recordatorios a la peña, uno: aquí no todos nos llamamos Patxi, y dos: el hueso de la chuleta no nos lo comemos ni los vascos.

Si quieres comida tradicional pero con un giro un poco vanguardista, apúntate bien el  Kirkilla Enea Jatetxea en tu lista. Y os lo digo con rima asonante, porque la comida aquí es acojonante. Dicho esto, aviso para navegantes: el Kirkilla Enea no es tan crazy como comer esferificaciones de chipirones ni espuma de txuleta, pero podréis probar unos platos 100% de aquí con técnica aplicada para elevar a los cielos cada bocado. Lo dicho, apunta apunta que esto esto tiene recorrido.

  1. Fast Food Premium

Por ahora en el pueblo estamos bastante vírgenes en el tema fast food ya que por el momento no han desembarcado ni la cadena del payasito ni sus compis con corona, siendo los que tienen un secreto en su masa los únicos a los que se puede ver por el pueblo. Dicho esto, si lo que te apetece es comer comida rápida de calidad y sin tonterías aquí te dejo unas propuestas.

Si buscas bocatas, amigo mío aquí has encontrado un templo que te conquistará, San Francisco 33 es un sitio pequeño pero matón con bocatas diseñados por los triestrellados Berasategui y Arzak. ¿Todavía no te he convencido con este dato? Pues solo te digo que te llevan el bocata hasta la toalla. Tu solo tienes que elegir el bocata que quieres, que hay que decir que escoger entre estos pedazo bocatas es más difícil que sonreírle a la novia de tu ex, pedirlo y ellos te lo llevan hasta la arena. Vamos servicio de hotel 5 estrellas, my friend.

Si lo que te va es una Burger, y eres el mítico tocapelotas que se identifica con la siguiente situación  “quiero la nº5 sin cebolla”, “yo la nº 8 pero quiero añadirle bacon” “¿puede ser una de pollo pero sin salsa barbacoa?”, ¡Mele Mele es tú sitio!. Hamburguesas totalmente DIY,¿DIY??DIY??DIY?, ¿qué es eso? para los lectores que peinéis alguna cana, DIY = Do It Yourself, vamos que te la puedes hacer tu mismo. Pero no hacer de ponerte a cocinar, son modernos pero no tanto, si no que puedes elegir tú todos los ingredientes que poner en la hamburguesa. Puedes seleccionar el tipo de pan, carne pollo o vegetal  y todos los ingredientes que le quieras poner. Sin pasarse con los ingredientes por favor, que he visto muchos animales (personas) construir el Empire State en vez de montarse una hamburguesa.

Italia ha hecho mucho mal al mundo al “exportar”  a Laura Pausini, pero también han creado la pizza y con eso ya tenemos que perdonarles todo ¿no?. Si te apetece una pizza con queso sabrosón no tienes más que llamar a Artea y en un ratito la tendrás en casa. Si eres de los impacientes puedes pasarte por el local y comprarte una porción.

  1. Con rollito

Ahora la moda playera ha cambiado mucho pero hace unos años, se sabía quién era de secano, vamos de interior, y quién era de costa por el tipo de bañador que llevaba puesto. La regla era así de sencilla, si el bañador iba por encima de la rodilla el chaval no tenía ni idea de lo que era el agua salada.

Si has venido a Zarautz buscando el rollito surfer y no quieres que descubran que eres más de interior que Pedro Almodóvar, nada mejor que pasarte por Shelter Surf Bar. Un sitio cool, en el que encontrarás comida healthy como wraps, tostas con aguacate, smothies y açai bowls. Además los miércoles por la tarde después de pillar (ni que fuera yo surfer…) unas olas te puedes atiborrar a sushi. ¡Ah y lo mejor de todo! Está en la playa y las puestas de sol desde allí son como diría Jesulín “ en dos palabras: im-prezzzzionantes”.

  1. Endúlzate la vida

Y por último, pero no por eso menos importante la parte que te va a endulzar el día. Déjame decirte que si no has probado los croissant de Joseba Arguiñano (JA) una de dos o vives atrapado en cuéntame, o te has unido a la secta satánica de Aramis Fuster y no te dejan comunicarte con el exterior. Estos cruasanes, croissants, curasanes, croissanes, ¿cómoooooo se dice? ¡que entro en bucle!  ¡son brutales! como para hacerles una religión. JA es una degustación pequeñita, pero su chocolate y sus productos te encantarán es el sitio perfecto para ir a desayunar.

Y ahora, un tema que levanta ampollas (por cierto nunca he entendido esta expresión), ¿dónde me tomo un helado?. A lo largo de la historia desgraciadamente ha habido muchas guerras sanguinarias, pero ninguna comparable a los cadáveres que ha dejado la discusión del mejor helado de Zarautz. Empiezo por decir que hay varias heladerías que me gustan en Zarautz,  hoy recomiendo Arrivati. Mi preferido sin ninguna duda es el de vainilla, aunque el de yogur le sigue de cerca, ¿os creéis que hay gente que come helado de café y limón? ¿me explicas que le pasa a esa gente en el cerebro?, terrorismo culinario. Aunque en verano te toque esperar más cola que en el Dragon Khan, la espera merecerá la pena porque los helados son cremosos y llenos de sabor.

Si te han molado las recomendaciones compártelo con la peña que quieras que disfrute en Zarautz. Este pueblo mola mucho y la gente lo tiene que saber. #hayVidaMásAllaDeLasCiudades

¡Besos queridos!

Guía foodie Zarautz by Marquesa de Gourmand
Guía foodie Zarautz by Marquesa de Gourmand

2 Comentarios

Deja un comentario