3 Formas de comer huevos, y lo que surja…

Yo me lo guiso, yo me lo como: Receta de cloud eggs, yema inyectada y muffin de jamón y albahaca

¡Hello mi querido séquito! Estoy segura de que todos recordáis la mítica escena de las gambas de Forrest Gump, pues este post es algo parecido pero con huevos. Huevos fritos, huevos escalfados, huevos revueltos, huevos cocidos, tortilla de huevos…. Aunque los huevos son parte de nuestro día a día, incluso en ocasiones te los tocan bien tocados (en el peor sentido de la palabra), y hay mil formas de cocinarlos a veces nos quedamos sin ideas. Así que hoy te traigo 3 formas para preparar huevos.

3 maneras de preparar huevos

Como sé que por ahí hay algún garrulete que tiene problemas separando las yemas de las claras, aquí podéis comprar un utensilio para separarlas de forma fácil y sencilla que diría el de Bricomanía. Otro truco fácil y que no cuesta ni un duro, es echar el huevo en un bol y separar la yema con una botella de plástico, como podéis ver aquí.

Aquí van mis tres propuestas, son facilísimas, hasta los más gallinas (menudo guiño juas juas juas) en la cocina pueden atreverse con ellas, ¡así que no hay excusas para no ponerse a cocinar!.

Al ser el ingrediente principal, intenta que los huevos sean de la mejor calidad posible, los que yo estoy usando son los mejores porque son los huevos de mi suegro (señoras y caballeros absténganse de hacer bromas al respecto, son demasiado obvias). Pero vamos lo dicho, buen producto please que esta vez no se puede camuflar.

CLOUD EGGS

Esto es lo de siempre, llegan los modernetes le ponen un nombre cool y ya es todo un éxito en Instagram. Los huevos nube no son algo nuevo, ya se cocinaban allá por el 1.650 cuando los likes y los followers no importaban, bajo el nombre de huevos de nieve. Ya veis, alguno que se cree que inventa la rueda.

A punto de nieve
  • Separa la clara de la yema (si eres hábil con las manos o pasando la yema de una cascara a otra, y si no con uno de los truquillos que te he contado).
  • Reserva la yema (¡sin que se rompa cacho torpe!).
  • Con unas varillas monta las claras con un poco de sal a punto de nieve (lo puedes hacer a manubrio también).
  • Precalienta el horno a 200 grados y sobre papel de horno pon las claras montadas.
  • Hornea las claras unos 3-4 minutos o hasta que veas que los piquitos se van dorando (si eres un negado para la cocina, dorar en este caso significa que se pongan marroncitos).
  • Apaga el horno, y pon la yema sobre la clara y con el calor residual deja que se cuaje la yema hasta el punto que a ti te guste.
Claras montadas

Estos huevos se pueden tunear fácilmente, puedes añadir un poco de pimienta, especias, queso parmesano, incluso un puntillo picante con tabasco. Quedan ultra ligeros y esponjosos pero con un toquecillo crujiente.

Si tienes pánico porque ves que estamos ya casi en junio, y tú has procrastinado hasta el infinito tu propósito de año nuevo de adelgazar para lucir como Pamela Anderson en la playa, estos huevos te salvarán porque se cocinan con 0 aceite y tienen su gracia para ser healthies.

Cloud Eggs, Huevos Nube

YEMA INYECTADA

Esta es la versión simple, express y casera del huevo trufado de mi querido Eneko Atxa. Poco tiene que ver esto con su delicia, pero esta versión se hace literalmente en 1 minuto, y bueno hace el apaño.

  • Separar la yema de la clara y reservar la yema (intenta que la yema sea lo más grande posible).
  • Con un palillo hacer un pequeño orificio en la parte superior del huevo (con mucho mucho cuidado de no reventar la yema, absténganse manazas).
  • Con una jeringuilla pequeña (la puedes comprar en la farmacia) succiona parte de la yema.
  • Mezcla una cucharada de queso de crema, yo he usado semicurado de President, con unas gotitas de agua caliente para aligerar en un recipiente y caliéntalo en el microondas. (micohondras que decían en callejeros).
  • Con otra jeringuilla (muy de callejeros también) coge el la salsa de queso caliente y llénala en la misma cantidad que lo que has vaciado de yema. ¿Qué me estás contando? ¡No entiendo nada!.¡Tranqui que es fácil!.Si has sacado 3ml de yema con una jeringuilla, llena esta nueva jeringuilla con 3ml de salsa de queso, para que lo que “metes” sea lo mismo que lo que has “sacado”.
  • Inyecta la salsa de queso en la yema con muchísimo cuidado, siguiendo la canción de Luis Fonsi dessss paaaa siiii tooooo, para que no se desborde.
  • Y voilà ya tienes yema inyectada con salsa de queso.
Yema inyectada con queso semicurado

Este manjar de Dioses es para comerlo de bocado y recién “cocinado” ya que al estar la yema cruda, el caldo con el que lo rellenes tiene que estar como lava volcánica del Vesubio (que no Besugo) para que la temperatura sea correcta, y esté templado el bocado.

Puedes inyectar la yema con muchas cosas, como un caldo concentrado, una salsa de pimientos rojos, incluso un pil pil, cuanto más se parezca la consistencia de la salsa a la consistencia de la yema mejor quedará.

MUFFINS DE JAMÓN QUESO Y ALBAHACA

Para aprovechar la clara que nos ha sobrado después de la deliciosa yema inyectada, podéis hacer una muffin. ¿Y no puedes decir magdalenas soooo tonta? Bueno pues eso unas magdalenas de clara, que yo solo quería ir de guay. Poca explicación requiere esto, apto para todos los machacas de gym.

Muffins de jamón queso y albahaca
  • Batir las claras hasta que salga un poco de espuma (no a punto de nieve).
  • Agregar por cada clara una cucharada de harina (de la que te salga del moño, la de toda la vida, o una de esas guays que te hacen sentir tan healthy).
  • Con una gotita de aceite pintar (no te creas Picasso anda) el interior del recipiente donde las vamos a hacer para luego desmoldarlas.
  • Añadir el queso (yo he usado mozzarella) jamón y albahaca.
  • Hornear durante 10 minutos.

Por supuesto son muy personalizables, puedes ponerles verduras, varios tipos de queso, o incluso algo dulce. Son TOP para guardar en un tupper en el frigo,y calentarlas en el micro para desayunar.

¡Espero que no hayáis acabado hasta los huevos!. Para terminar, no me puedo resistir a “contar” este chiste sobre huevos, too much  incluso para mi nivel de humor.

Un vasco consigue entrar en el libro Guinness por ser la persona que mayor cantidad de huevos seguidos ha comido, y un periodista le pregunta:

– Patxi, ¿cómo ha conseguido usted comer tantos huevos seguidos?
– Pues empujando con pan la osssstia ¿cómo si no?.

Deja un comentario