¿Se merece la estrella Amelia Restaurant?

A Mesa Puesta: Amelia Restaurant (Donostia)

Supongo que has llegado hasta aquí porque quieres saber si merece la pena gastar tus euritos en el restaurante Amelia, o si eres muy posturetis si merece la pena dejarse ver por aquí. ¡Pues al lío que nadie tiene tiempo que perder y la competencia en Donostia está dura!.

Amelia Restaurant es el último restaurante de Donostia en conseguir una estrella Michelin, debido a esto ha tenido muchísima repercusión en los medios y las masas se han vuelto crazy con ir a probarlo. El sherriff del lugar es Paulo Airaudo un chef argentino con raíces italianas que además ha trabajado en las grandes cocinas de varios países europeos. ¡Vamos un combo explosivo! argentino + italiano + trotamundos = el encantador de serpientes por antonomasia. Entonces te preguntarás ¿este tío se va a enrollar más que las persianas o me va a dar de comer en condiciones?.

Tartar de Ciervo

Te cuento, en Amelia Restaurant trabajan con formato menú degustación. En mi caso probé el menú completo, que consiste en unos 12-14 platos dependiendo del día, ya que no es estático y cambia según los productos de mercado, ¡punto muy a su favor!. Y esto es en serio, no es la típica coletilla a la que se han apuntado muchos restaurantes,y luego siempre hay lo mismo en la carta. Lo digo porque todavía me caen las lagrimas por las mejillas cual Esperanza de Triana, cuando recuerdo que el día anterior a mi visita subieron un vídeo de angulas, pero al día siguiente ni rastro de estas maravillosas culebrillas, sniffy sniffy (onomatopeya de llanto).

Tardamos un par de horas en comer tranquilamente, lo explico para que os hagáis una idea de que este sitio es para ir de relax y disfrutar, no vayáis el mismo día en el que tienes que llevar al perro a la peluquería, ir a recoger el vestido para la boda de vuestra amiga ,preparar la fiesta de cumpleaños de vuestra suegra, vamos ¿me entendéis? Con calma.

Los platos que comimos el día de nuestra visita los puedes ver en la galería, ¡coge servilleta que vas a parecer una fuente de lo que vas a babear!

Los platos de los que me enamoré fueron las alitas de pollo y cebolla, increíble sacar ese potencial y sabor a un pollo, las mollejas ajo negro y zanahoria un textura perfecta y un sabor intenso, y el postre de queso, me gustó porque me pareció muy diferente este seguramente es el que más me sorprendió. Por ultimo me gustó mucho el tartar de ciervo, pero tengo que decir que la elección del plato fue ¡pésima! vamos como ponerle un pantalón pitillo a Falete. El tartar estaba servido dentro de una especie de rulo de cerámica, al principio pensaba que era pan y se comía entero ¡por poco pierdo un diente!, era muy dificultoso sacar el producto del rulo con el tenedor ya que era muy estrecho. El plato de 10 la presentación de 0 en este caso, me gustaría volverlo a degustar en otro recipiente.

Mi marido el Sr. Marqués de Gourmand (consorte por supuesto, la que ostenta el tan preciado titulo nobiliario soy yo), es una de las personas más panarras que conozco. Si por el fuera comería pan a todas horas del día, ¿y por qué os cuento esto? Porque casi le sale espuma por la boca cuando el camarero nos dijo que no se servia más pan que el bollo que había sobre la mesa. Si tú también estás en momento de pánico ¡tranquilo! te aseguro que es suficiente para toda la comida. El pan se sirve con tres untables, un gel de aceite que es de lo mejor que he probado en los últimos tiempos y quiero recrearlo en casa, una mantequilla que te deja más extasiado que Julio Iglesias con 10 mujeres, y un paté que también estaba rico. Además el pan te lo sirven tras comer los 2 primeros platos.

Tapinambur,chocolate blanco y nuez

Todos los platos se degustan en la mesa, salvo uno de ellos que se prueba en la cocina con el Chef Paulo Airaudo. Fue super simpático con nosotros, y se le veía entusiasmado por lo que contaba, me cayó bien en los escasos 3 minutos que estuve con él, parece la típica persona con la que te lo pasarías genial en una ¡juerga!. Pero sobre todo y lo que nos importa a los foodies, cocina de lujo.

El único plato que no me gustó fue uno de los postres, el de Manzana, hinojo y manzanilla, me pareció más triste que quedarte en el kilómetro 42 de una maratón. Sé que es una cuestión de gusto, pero sinceramente esto empañó un poco mi visita, sobre todo porque con el postre ya estás en la línea de meta.

Una de las cosas que me dejo con la mosca detrás de la oreja y que flipaba cada vez más según iban trayendo los platos, es que casi todos los platos llevaban algo verde, ¿será por algo? ¿será solo por hacerlo estético? Si es solo por estética ¿por qué el verde?, ¿están los Illuminati detrás de esto?,¡Ahhhhhh necesito respuestasssss!.Y después de este momento loca de los gatos os sigo informando.

Caviar aguacate y crema quemada

Y ahora la parte de los “euros euros dubidu si no los quieres allá tú”, por cierto el programa de Allá tu me parece ya hasta vingtage. El precio con IVA incluido del menú de temporada es de 110 € y si te has zampado unos pintxos o tu presupuesto es un poco menor el precio final del menú corto es de 95 €. Pienso que por la diferencia de precios entre ambos menús merece coger el menú completo. El precio me parece de verdad muy adecuado para la cantidad y calidad que tienen los platos. Cuando digo cantidad, me refiero al número de platos, cada plato como os imaginaréis es de tamaño pequeño, ¡aunque tranquilos! que no hace falta sacar la lupa de Sherlock Holmes para verlo, son raciones de bocado pero no son diminutas. Apunte para los vascos que siempre están temiendo quedarse con hambre, no es que salgas del restaurante como si te hubieras comido 5 txuletas en la parrilla, pero es un menú correcto que te dejará saciado.

De la bodega no os puedo hablar porque yo normalmente no suelo beber alcohol mientras como (después ya es otro cantar). Mi marido pidió una cerveza y el sumiller se la sirvió con suma exquisitez, ¡un tío con clase, sí señor!. Si alguien puede aportar sobre la bodega, será de gran ayuda para todos. ¡Compartir es vivir people!.

Y ahora para terminar un par de anécdotas personales que a ti querido lector no te ayudan una merdé en clarificar si te interesa gastar tu dinero en Amelia Restaurant, pero oye yo lo suelto que para eso es este mi blog y pago el hosting(si alguien me lo quiere patrocinar yo encantada):

El queso

• Momento forever alone: como os he dicho bajamos a la cocina a conocer al Chef, nos explicó el plato que íbamos a degustar y fue super simpático, yo le dije si me podía sacar una foto con él, él me dijo que luego subía a sacarse la foto….. nunca pasó. Triste, I know.

• Momento código de barras: me explica alguien ¿por qué tuve que estar 2 horas viendo el código de barras de una maceta?, por favor restaurantes en general revisad el mobiliario, es de muy mal gusto tener etiquetas a la vista del cliente, y sobre todo en Amelia que tiene una estética cool y moderna.

Resumiendo mi apreciado lector, si todavía no estás babeando viendo las fotos de los platos, por todo lo que te he contado, mi opinión es que SÍ, YES, OUÍ, JA merece la pena que vayas a probar Amelia Restaurant, es cool, sabroso y lo suficientemente diferente para pagar por ello. Sobre todo creo que Paulo y sus chicos van a seguir evolucionando y subiendo el nivel, así que no solo se merece la estrella Michelín, si no que estoy convencida que se seguirán superando y puede que en un tiempo llegue la segunda. ¡Yo seguro que intentaré volver en algún momento!.

Deja un comentario