Dónde comer en Italia sin caer en trampas para turistas

La despensa de la Marquesa: Comer en Verona, Bolonia y Venecia

No tengo porque contar la historia de las japonesas de Venecia ¿no?. Pues eso, que no hay peor cosa que cuando vas al extranjero tengas colgado el cartel luminoso de “alerta guiri” en la cara y que por ello comas mal y caro.

He estado unos días con mi querido marqués en Verona, Bolonia y Venecia y como por Instagram me lo han pedido algunas personas (tampoco un séquito, ¡ni que yo fuera Dulceida!, pero si algunas) pues me animo a contaros los sitios en los que nosotros hemos llenado la andorga, porque yo me debo a mi público como Lola Flores. Momento forever de la Faraona en la boda de Lolita ¡si me queréis irseeeeeee!.

Unos disclaimers antes de empezar (advertencias si no sois millenials):

1- Nuestro viaje fue express y los sitios que recomiendo no son templos de la gastronomía italiana, son sitios en los que comer bien a un precio asequible mientras se hace turismo.
2- Hemos estado en el mes de marzo, que no tiene nada que ver con meses como agosto en los que la masificación de Italia parece la discoteca Amnesia a las 5 de la mañana, por lo que quizás haya más gente y el servicio no sea tan bueno (no me metáis en la guillotina si es así).
3- En la mayoría de los sitios, los comensales eran italianos, pero repito que no había tantos turistas en las ciudades como en otros meses del año.
4- Atención chavalería: los precios que indico son para dos personas y normalmente nosotros bebemos agüita freeeecá, por lo que si le dais al txurrut igual sube la cuenta, que en Italia los vinos son bastante caros.
¡Allá va la mini guía para comer en Verona, Bolonia y Venecia!.

¿Dónde comer en Verona?

Corte Farina Pizzeria
Restaurante bastante grande, ideal si estáis de viaje con más gente que en la Gurtel. La ensalada de burrata tenía dos partes, la burrata exquisita pero la ensalada bahhh triste como la separación de Azucar Moreno. Los tortellini al burro e salvia, los mejores de todo el viaje nos encantaron, son unos tortellini rellenos de carne que están salteados con mantequilla (burro) y salvia. Por ultimo pedimos también una pizza con huevo, que estaba más buena que Andrés Velencoso, aunque el huevo en lugar de ser entero como estamos acostumbrados, estaba batido, ¡probadlo, muy recomendable!.
Precio para dos: 30 €

Corte Farina Pizzeria

Osteria Monte Baldo (Aperitivo)
Fuimos a tomar el archiconocido Aperol Spritz, y picamos un par de pintxos italianos, uno de queso gorgonzola y nueces y otro de mousse de bacalao. ¡Patxi como si estuviéramos en Donosti la ostia!, perfecto para una parada técnica, aunque tened en cuenta que la bebida no es barata.
Precio para dos: 10 €

Osteria Monte Baldo

Osteria del Bugiardo
Este lo recomiendan bastante en el interné que diría mi abuela, pero a mí personalmente no me molo nada, igual tuvimos mala suerte porque tiene buenas reviews, así que por si acaso os lo dejo, aunque repito que not my favourite.

Al medio día la mitad de la carta no estaba disponible, había una especie de menú del día al que le faltaban más platos que dientes al cuñaó, en fin acabamos comiendo un poco de mozzarella bastante simplona, un plato de jamón de parma que estaba rico, y unos tortellini que eran mucho peores que los del día anterior. El sitio tampoco es muy grande, así que cuidado sí vais una tropa.
Precio para dos: 30 €

Osteria del Bugiardo
Osteria del Bugiardo

La Bottega della Gina
Como no hay mal que por bien no venga, al no quedarnos satisfechos en la Osteria del Bugiardo, fuimos a este pequeño comercio donde preparan todo tipo de pastas al momento a recomer, ¿es recomer una palabra?. Aunque estábamos llenos como las cuentas suizas de Barcenas, decidimos probar este sitio.

Es un local muy pequeño y no hay carta como tal, es un expositor con la pasta disponible que te cocinan con ragú o con mantequilla y parmesano. Comimos tortellini rellenos de burrata, setas y carne ¡de escándalo!. Una pena no haber ido con más hambre, tenéis que probarlo. La gente con la que coincidimos eran extranjeros, pero a mí me pareció rico lo que comimos, por lo que no creo que sea trampa para guiris. Muy recomendable y económico, sobre todo si no queréis parar mucho tiempo, es perfecto para comer algo rápido y casero.

Precio para dos: 10 € (cada plato de pasta cuesta entre 8,5 y 10 euros y en una situación en la que no hubiera comido antes, pediría 3 platos para 2)

La Bottega della Gina

Antica Bottega del Vini
Es uno de los clásicos de Verona, muy recomendable si sois foodies pasar por este sitio. Es importante llevar reserva hecha porque el sitio suele estar a tope, aunque nosotros vivimos al límite y fuimos sin reserva (conseguimos sitio) pero a las 20:00h se nota que vivimos cerca de la France y estamos acostumbrados a comer temprano. Pero, si tu mi querido lector eres de Cádiz, ¡haz reserva! Que a esa hora estás normalmente tomando el cafecito de la comida.

Comimos un risotto de gorgonzola y vino, que es el mejor que he comido nunca sin ninguna duda, ¡aiiii socorrito! que se me cae la baba en el teclado. La especialidad es el risotto alla amarone, íbamos con la idea de comer ese risotto pero al lado se sentaron Yoda (un señor mayor) y su acompañante y pidieron el risotto de gorgonzola. Y yo dije, si Yoda Italiano ha pedido ese risotto, “bueno risotto ha de ser, pedir tú debes ese risotto aprendiz”.

También probamos los bigoli con salsa de anchoas (de Euskadi, Lorea Gourmet, por cierto) y burrata. Los bigoli son un tipo de pasta más gruesa que los espagueti, típicos de esta zona muy buenos también. Por último probamos un tartar de ternera que estaba exquisito.
Si os mueve más la tripa que el arte, este lugar es un must foodie en vuestra lista de Verona.

Precio para dos: 60 € (tened en cuenta que no tomamos vino, y que al ser un sitio especializado os puede subir el precio).

Antica Bottega del Vini
Antica Bottega del Vini

Helado en Verona
¿Qué es Italia sin un gelatto? Aunque vayas en pleno invierno a -10 grados tienes que comer un helado sí o sí.

Gelateria Mazzini: ¡este helado estaba demasiado rico! El de vainilla es muy recomendable, hacía años que no me comía un helado de vainilla tan bueno.
Precio: 1,5 € cada bola de helado

Patagonia ice cream: no estaba mal, pero no es el mejor helado que hemos comido. Correcto.
Precio: 1,8 € cada bola de helado

Patagonia Ice Cream / Gelateria Mazzini

¿Dónde comer en Bolonia?

Salumeria Simoni (Aperitivo)
Sin duda en este sitio es el que tiene pinta de trampa para turistas porque se oía más inglés americano que en la casa blanca, “americanos muy americanos mucho americanos” que diría Rajoy, pero como el género estaba bueno yo lo voy a recomendar.

Fuimos a probar las delicatesen imprescindibles de la región de Reggio Emilia, la Salumeria Simoni es una tienda de embutidos reconvertida en bar de tapeo. Os recomiendo que pidáis la tabla royal, que es la más completa, me encantó la mortadela y el salami (La que se avecina moment, vergüenza ajena). Id con la mente abierta, y no comparéis los embutidos con los de España, son otra cosa diferente sobre todo en el tema de curación, pero están muy buenos.

Por la noche, como estábamos más cansados que los costaleros en Sevilla después de la madrugá, hicimos una cosa que muy pocas veces suelo hacer cuando estoy en el extranjero y es repetir sitio. Así que volvimos a Simoni, y probamos el Vitello Tonnato, un imprescindible que tenéis que probar si o si, el clásico mar y montaña italiano. Y también una foccacia de tomate y una pequeña degustación de parmiggiano reggiano, pero del de verdad no de ese grana padano que nos quieren enganchar aquí.
Precio: 20 €

Salumeria Simoni
Salumeria Simoni

Trattoria del Rosso
Habíamos leído que aquello parecía la ONU, vamos que solía estar lleno de gente de todas las nacionalidades, AKA turistas. El día que nosotros estuvimos los comensales de los que estábamos rodeados eran italianos y parecían tener bastante relación con los dueños. Por supuesto comimos la especialidad de Bolonia, tagliatelle a la bolognesa, ¡muy muy buenos! Aunque definitivamente nosotros en casa comemos la pasta más hecha y no tan al dente como la sirven aquí. También probamos los tortellini in brodo (que no Frodo del señor de los anillos), tortellini con caldo muy recomendables también, y especialidad de la región.
El tiramisú que probamos no era nada del otro jueves, estaba correcto. El sitio es bastante grande, y tiene terraza en el exterior para los meses de verano.
Precio: 32 €

Trattoria del Rosso

Bonus Track: Modena
A Modena pudimos ir solamente una tarde pero os podemos recomendar un sitio para tomar helado, y dónde podéis comprar aceto balsámico di Modena. La heladería es Gelateria Bloom, el helado estaba muy bueno aunque hay que decir que era un poco caro comparando con otros sitios, 2,4 cada helado cuando casi todos hemos pagado entre 1,5 y 2 euros. En cuando al acto bálsamico, si teneis tiempo os recomendamos hacer una visita a una acetaia, nosotros solo pudimos comprar en una tienda (Enoteca Ducale), en el que el tío era un poco borde y rata, pero el producto era bueno.

¿Dónde comer en Venecia?

Osteria da Alberto
Está a unos 10 minutos andando de la Piazza San Marco, asique merece la pena desviarse un poco. Si eres el vago máximo del reino y quieres ir en góndola google maps no lo calcula asique no se cuánto tardarías, pero seguro que se puede llegar porque está justo al lado de un canal.

Un sitio bastante pequeño y un poco oscuro, pero en el que se come muy bien y a un precio muy razonable para ser Venecia. Un minuto de silencio por las pobres japonesas de los 1.000 eurazos. Aunque el servicio no es que sea extremadamente amable, no les vi cara de que fueran a clavarnos semejante sablazo, Thank God!.

Comimos muy bien, primero un entrante de Baccalá mantecato, que es una crema de bacalao que estaba para no parar de untar ni en tu lecho de muerte. Luego unos spaghetti alle seppie nere, vamos unos espaguetis negros que estaban increíbles. Y por último una lasagna de ragú y parmesano que ¡madré mia del amor hermoso! Todavía sueño con ella.

El tiramisú de este sitio era muy diferente al resto que hemos probado. Llevaba licor como para emborrachar a Massiel, lo que le daba un punto más dulce y era super cremoso y casero.

La comida de este sitio nos gustó mucho y el precio para ser Venecia es inmejorable, he leído por algún sitio que los gondoleros comen aquí, yo no vi ninguno.
Precio: 45 €

Osteria da Alberto

Pizzeria All´Anfora
Uno de los sitios más sinceros por los que he pasado, aunque nunca superará a un bar de mi pueblo en el que su carta dice: “pizza: Buittoni”. ¿Y por qué digo sincero? Porque en la carta de la pizzería ponía entre paréntesis (congelado) en los productos como nuggets o mozarella sticks. Dicho esto, no entiendo que pongan este tipo de entrantes que harían que a Chicote le diera un ataque epiléptico, cuándo es tan fácil poner una ensalada fresca en lugar de esas bazofias y marranadas de mala calidad en un sitio de pizzas tradicionales.

¡Ehhhhhh antes de que pienses en descartar este sitio! STOP!, las pizzas están buenísimas así que merece la pena que las pruebes. El pizzagiolo es un crack auténtico, el tío era capaz de amasar 6 pizzas a la vez, ¡¿Qué brujería es esa?!, y el servicio del local de los más agradables de todos los sitios que he pisado en Italia.

Nos metimos dos pizzas de masa esponjosa pero fina con un diametro más grande que la cabeza de Puyol (el futbolista). Vamos pizzas grandes, jugosas y con buen queso. Probamos la 4 quesos, y otra con jamón, nada muy sofisticado pero con buena materia.

El local no es muy grande y no está muy céntrico, pero merece la pena probar las pizzas, además de que los precios eran muy buenos para ser Venecia.
Precio: 25 €

Pizzeria All´Anfora

Helado en Venecia
Gelatto: Heladería Alaska, el sitio parece un poco heladería cutre de Benidorm venida a menos, yo cuando la ví pensé que sería un bluf, pero la realidad es que el helado era tradicional y estaba muy bueno.
Precio: 1,5 € por bola

Alaska

Espero que os haya molado el post, y sobre todo que os sea de utilidad si viajáis a estos destinos. Y ahora mis dos reflexiones del día para terminar. Primera: ¿por qué en el extranjero cuándo pasas por un Mcdonalds o Burger King se oye mayoritariamente español?. Segunda: ¿cómo se llama ese gesto que hacen los italianos con la mano uniendo los dedos?. Arrivederci amici!.

Deja un comentario