Mousse de Danone ¿mmmh o aarg?

Devorando: Mousse mmh sin palabras de DANONE

Mousse, mouse (como el del ordenador), mus (como el juego de cartas), muse (como el grupo) ¿alguien está al 100% convencido de cómo se escribe esta palabra en español?, en fin tendré que consultarlo en la RAE, María Moliner o en el Panhispánico de dudas para aclararme.

En el día de hoy vamos a platicar, sorry por la apropiación cultural pero ¡me encanta esa palabra!, de un nuevo producto que ha lanzado Danone. Se trata de la gama mmh sin palabras. Veamos pues si la Marquesa se ha quedado sin palabras ¡allá va la review!.

La gama de mmh de Danone se compone de 7 hermanitos, 3 mousses (de distinto padre, juas juas), y 4 flanes. Mousse de chocolate negro, chocolate belga y chocolate blanco, y flan de huevo al horno, flan de huevo 0%, de chocolate y de café.

Yo he probado las 3 mousses, porque como digo siempre tengo menos autocontrol que Matías Prats cuando está pensando en hacer un chistaco y lo acaba soltando, y no me pude resistir a coger las tres variedades y el flan tradicional.

Empecemos por la mousse de chocolate blanco (no shade people que no es un tema racista), sabe como el Milkybar ¿tengo que decirte algo más para que vayas corriendo a probarla?. Normalmente siempre me gustan más las cosas de chocolate con leche que las de chocolate negro, pero en este caso la mousse de chocolate negro es mi favorita de las tres, tiene un sabor intenso, pero intenso en plan bien, no intenso en plan tu jefe contando las notas de sus hijos (real) y todo lo bien que se lo han pasado en vacaciones. La de chocolate con leche, es de chocolate belga y está muy fina aunque quizás es un poco demasiado dulzona para mi gusto. Sin ninguna duda podría comerme tarrinas y tarrinas enteras a lo Briget Jones en modo depresivo de la mousse de chocolate negro.

En cuanto a la textura, a ver cómo me explico, al lorito con las onomatopeyas que vienen que creo que es la mejor manera de explicarlo. Sabes cuando comes una mousse y suena craaauuuggggg, pues esta no es tan craaauuuggggg, es como si no tuviera tanto aire como otras mousses envasadas que he probado. Tiene textura de natilla con bastante aire, pero no es una mousse muy craaauuuggggg.

Las raciones que se incluyen en las mousses son 4, si sois como yo te la comes en dos sentadas, o si estáis dos personas te la comes en una vez, seamos realistas ¿quién puede resistirse?. Una vez abierto duran 2 días en la nevera, tranqui Danone que en mi casa es un visto y no visto. Si tú querido amigo eres más cabal que yo y no te comes la mousse de una sentada, tranquilo que viene con una tapa de plástico que conserva en buen estado el producto.

Una de las cosas que más me gusta de este producto, es que es muy tuneable y esto a mí me encanta, ya que puedes hacer más cosas con ella que comértela a palo. Aunque me gusta mucho cocinar, no siempre tengo tiempo para elaborar todos los platos, así que en mis comidas con amigos suelo hacer una combinación entre platos 100% caseros y otros que partes ya de algo ya hecho. Con estas mousses puedes preparar unos vasitos trichocolate en un momento: un par de cucharadas de cada mousse en un vasito mono, unas frambuesas y unos frutos secos picados para decorar y quedas genial. También puedes ponerla a modo de frosting encima de una bizcocho, o incluso mezclarlas con frutas, congelarlas y hacer polos en verano.

Así como las mousses me han encantado, no puedo decir mmmh con el flan. Tampoco voy a decir aarg me quedo con un ñaaa! Vamos ni fu ni fa (vaya día de onomatopeyas que llevamos), el flan está rico pero hay otros mejores en el mercado, y ni qué decir del que hace mi amama (abuela) de los cuales mis primos se comen pozales enteros. Me parece que le falta caramelo o más dulzor. Además tengo que decir que este flan te lo tienes que comer directamente del recipiente, porque no tiene la típica pestañita que rompes entra aire y vuelcas en el plato. Así que lo siento Danone, a este flan no le puedo dar el sello Marquesa. Tendré que probar el de chocolate o el de café para ver si es mejor.

El precio de las mousses es de 1,59 € por unidad, y el pack de dos flanes cuesta 1,15 €, así que son precios adecuados. Yo el día que los compré tuve más suerte que Belén Esteban el día que conoció a Jesulín, en Eroski había promoción y conseguí 3 x 2 en las mousses y la azafata de la promoción me regaló además 2 flanes.

Ahora la parte que buff me deja un poco rollo ojo tembloroso…. Que dice Danone que quiere conquistar a los Millenials con estos postres. ¿A qué te refieres Danone? En este caso Danone me recuerda a cuando tu padre en tu adolescencia se hacia el guay con tus amigas pero no colaba el rollo modernito. Pienso que el mundo yoguril/lácteo tiene tanta segmentación que pronto vamos a tener que hacernos un carnet como el del transporte público para comer yogures y postres.

Os animo a que probéis las mousses sobre todo las de chocolate negro y chocolate blanco, que sí que consiguieron sacarme la onomatopeya mmmh! tras probarlas. ¿Cuál queréis de las tres mousses probar? ¿Cuál es vuestro producto favorito de Danone? Yo tengo tantos que si queréis un día puedo haceros una recopilación de mis favoritos. ¡Besitos Marqueses y Marquesas y espero que el craaauuuggggg no salga de vuestras cabezas!uajajaja.

Deja un comentario