¡Te quedarás helado cuando pruebes Rocambolesc!

A mesa Puesta: Rocambolesc

¡Andrés Velencoso está para pegarle un mordisco más grande que la muralla china!, eso mismo debió pensar Jordi Roca cuando tuvo la brillante idea de hacer un polo a imagen y semejanza del morenazo catalán. ¿Puede haber algo más maravilloso que el torso de Andrés Velencoso con sabor a coco, canela, leche merengada y limón?, supongo que solo comer el polo a su lado, pero señoras y señores quizás eso es mucho pedir.

Helado de chocolate, grue de cacao, peta zetas, galleta de chocolate, y cobertura de chocolate.

Si te ha dado un cortocircuito mental, y no ves el momento de hincarle el diente al Velencoco (nombre del polo), podrás hacerlo en una de las 4 heladerías que tiene Rocambolesc en Girona, Platja de Aro, Barcelona o Madrid.

Rocambolesc es la heladería que Mr. Stone, para los que no sepáis inglés, el Sr. Roca tiene junto a su mujer Alejandra Rivas. Un lugar muy chulo, con estética que a mí personalmente me recordó a una mezcla entre submarino nuclear y tienda de chuches vintage.

Yo le tenía ganas a la heladería desde hace más de un año (a Velencoso desde antes, por supuesto) cuando estuve en Streetxo, ya que Rocambolesc Madrid se encuentra también en el Gourmet Experience del Corte Ingles de Serrano, y en aquella ocasión no pude probarlo.

Esta vez, en mi viaje a Barcelona, era un must de mi lista, y no iba a dejar que nada ni nadie se interpusieran en mi camino para probar estos fríos tesoros. En Rocambolesc puedes jugar a ser Dios, y elegir tú mismo el helado y los toppings que quieres ponerle. No sé, quizás me equivoque y el cliente siempre tiene la razón, pero ¿de verdad piensas que vas a hacer una combinación mejor que la que propone Jordi Roca?, yo creo que no, así que me decanté por una de las tarrinas que viene ya diseñada:

Helado de chocolate, grue de cacao, peta zetas, galleta de chocolate, y cobertura de chocolate. Paradójicamente lo que me terminó de convencer para escoger este helado no fue el chocolate sino los peta zetas, ¡me encanta esa sensación burbujeante en la boca!. Im- prezionante que diría Jesulín.

Probé el polo Rocanas, que es un sorbete de fresa con agua de rosas. Yo de pequeña no era muy fan del frigo pie, pero la nariz de Jordi Roca…de esa parte del cuerpo sí que me declaro fan absoluta. Otro de los polos que probé fue el helado oscuro, un sorbete de arándanos con vainilla, que es la cabeza de Darth Vader con la nariz del señor Roca, este polo es súper cremoso y está buenísimo.

Polo Rocanas
Polo Rocanas

Me pongo más triste que Naranjito en una licuadora, cuando recuerdo que no pude (más bien no me daba el gaznate) probar el panet. Si no sabes que es el panet, ¡atención, peligro!. Voy a contarte lo que es y no te lo podrás quitar de la cabeza en horas, días, meses, años, décadas… se trata de helado dentro de un brioche caliente, así dicho te da la cabeza más vueltas que en el Dragon Khang pero si ves las fotos de su web ya te volverás loco. La foto que corresponde al paso 11, te deja K.O. y es entonces cuando no puedes parar de obsesionarte con el panet. También me quedé con mucha pena de no probar el Velencoco, el Helado Lactic, el polo de mango, el dedo de colón…vamos prácticamente todo la carta.

Un tema que sé que querréis saber, ¿tengo que pedir una hipoteca para comprar un helado? ¿Bastará con que venda uno de mis riñones?, pues la verdad es que no son helados caros para su alta calidad. Dicho esto, tampoco son baratos, cuestan en torno a unos 4 €, un precio muy aceptable. Puedes elegir entre tarrina o cucurucho con o sin toppings, el panet, y los polos.

Helado Oscuro

Lo que más me defraudó de mi visita a Rocambolesc, es que el palo no estaba personalizado, yo pensaba que pondría Rocambolesc, pero no. Sé que la mayoría pensaréis que es un tontería, y que menuda frikada pero a mí que me encanta guardar estas pequeños recuerdos y al no estar personalizado se me quedó el corazón más helado que uno de los polos. Aunque menos mal que las cajas de los dos polos son muy chulas, ¡y esas sí que las he guardado!.

No os podéis hacer una idea de lo que me encantaría ir al obrador de Rocambolesc, daría más vueltas que el demonio de Tasmania, mirando todo con la boca abierta. Los helados son desde que era pequeña una de las cosas que más me gusta, en mi pueblo hay varias heladería muy buenas y siempre iba con mi padre a comer helado. Últimamente, estoy obsesionada con los helados salados, aunque en Rocambolesc lamentablemente no hay ninguno.

Si no podéis acercaros a su heladería, en su página web tienen tienda online. No os voy a hacer sufrir, y seré sincera desde el principio, NO se pueden comprar ni los helados ni los polos online. Pero hay otros productos que molan, como las tabletas de chocolate o las bambolescas de frambuesa que vienen en unas cajas muy chulas.

Caja Helado Oscuro

(Modo voz de abuela: on) una vez en alguna parte leí que Donosti es la ciudad donde más helado se come en España (Modo voz de abuela: off), aplauso si tú también lo has leído con la típica voz temblorosa de abuela. No sé si este dato es cierto o no, pero si es así, y si no también, ¡Rocambolesc Donosti ya!. ¿Podría haber algo mejor que comerse un polo en forma de concha, en la playa de La Concha?, no creo. Como Alejandra y Jordi son dos personas muy atareadas, en su web puedes votar dónde te gustaría que se abriera el próximo Rocambolesc, así que desde aquí os pido de rodillas, y con el cuchillo en afilado en la mano (música de psicosis: on), que votéis por Donostia.

Un trabajo estupendo el que están haciendo desde Rocambolesc, tanto por la calidad de sus productos como por la atención del personal en tienda, ¡yo repetiré seguro siempre que pueda!.

Deja un comentario