Restaurante Mina (Bilbao): ¿Merece la pena gastarse la pasta?

A Mesa Puesta: Restaurante Mina (Bilbao)

La cosa empieza así, ¿dejarse sorprender por la propuesta gastronómica de un restaurante o intentar asegurarse de que  el sitio será de mi gusto?. Si eres friend de Bárcenas, y te ha caído algún sobrecito de cumpleaños quizás puedas permitirte vivir el sueño de dejarte sorprender, pero si eres como la mayoría de los mortales o en tu baño no hay un Miró, entonces seguro que estás buscando información en internet y quieres saber si gastarte tu pasta en Restaurante Mina merece la pena o no. Pues allá va mi opinión sobre Mina Bilbao. 

El chef Alvaro Garrido es el capitán de los Mina warrios, que tiene una estrella Michelín y se encuentra situado frente al mercado de La Ribera en Bilbao. Mina restaurante es un local de decoración nórdica y con capacidad para unas 30 personas, contando con más de 12 personas de servicio, por lo que la dedicación al cliente es exquisita. 

Ostra Gillardeau, ginebra y cítricos

El personal de sala es educado y profesional, pero sin caer en ese snobismo máximo que no soporto de algunos restaurantes. Un poquito de postureo está bien, que te traten correctamente es imprescindible, pero que te hagan más la rosca que los colaboradores a Maria Teresa Campos, no lo soporto. En Mina como digo todo es muy correcto pero sin pasarse, el equilibrio perfecto entre un buen servicio y el dinero que estás pagando. 

No conozco a Alvaro Garrido, aunque permitidme mi momento groupie ¡me  encantaría! ya que yo soy muy fan de los chefs que crean arte. Pero creo que es un tío que mola, y mucho. Mis razones para pensar que es un cocinero autentico son, en primer lugar que en la web de su restaurante no pone que tiene una estrella Michelín, vamos que parece que va a lo suyo y quiere satisfacer al comensal en lugar de estar preocupado por la titulitis. Además me gusta que no tenga miedo a enseñar la cocina al público y también apuesta por la gente joven en su cocina, incluso había chicas, cosa que a veces es difícil ver. 

¡Señores!  Comer en la barra es un must, si lo que de verdad te gusta es la gastronomía y eres un foodie de manual. Se disfruta muchísimo viendo como bailan, no literalmente, en la cocina. Solo he comido en barra cuando fui a Streetxo de Dabiz Muñoz, y  Mina y Streetxo se parecen como Pamela Anderson y Betty la Fea, en cuanto a funcionamiento de la cocina. En Streetxo todo es música y gritos, en cambio en Mina ni el chef ni el resto de personal alzaban la voz para nada, dos estilos muy diferentes, el primero es un caos divertido y el segundo es un remanso Zen de paz y armonía. Son como el día y la noche pero los dos son lugares excepcionales. 

Y ahora a lo importante: El tema de llenar la panza. Mina Restaurante dispone de 3 menús degustación, menú ligero de 7 platos (66 €), menú de 10 platos (85€), menú de 14 platos (110 €). Nos habíamos comido unos pintxos en el mercado de la Ribera y en el Tximpún, e íbamos dispuestos a comer el menú de 10 platos. Ibamos con fuertes convicciones, pero tenemos menos control que Falete en un buffet libre, y tras escuchar las recomendaciones de la jefa de sala, que en nuestras cabezas resonaban como cantos de sirena, no pudimos resistirnos y acabamos pidiendo el menú de 14 platos.

No me arrepiento de la decisión en absoluto, ya que algunos de los mejores platos eran los que se incluían en el menú extenso. De todas maneras me parece genial que haya varias opciones, para que cada cual pueda elegir según el hambre que tenga o del dinero que disponga. 

  • Ostra Gellardeau, ginebra y cítricos
  • Mejillón, coco, citronella y tomate picante
  • Txangurro en emulsión de yema y fruta de la pasión
  • Queso marino, jugo de champiñones y crujiente de pollo
  • Txitxarro ahumado al romero, colifor y sidra
  • Berenjena confitada al té rojo y gamba blanca
  • Begihaundi a modo de risotto
  • Pastrami de ventresca de atún rojo ahumado con curry de hierbas
  • Tuétano guisado trufa y patata
  • Foie Gras asado, cigala e hinojo
  • Merluza del Cantábrico con verduritas de casería en un jugo tostado de sus espinas
  • Ciervo a la brasa con emulsión de especias
  • Mar
  • Tarta de Manzana

 

En cuanto a la cantidad, todos los platos son prácticamente de bocado único, a excepción de la merluza y el ciervo que son más grandes. El plato más flojete diría que es el de txangurro, y el que más me sorprendió el begihaundi, y también el postre “Mar”,pero como con la comida me emociono más que Mario Conde jugando al Monopoly se me olvidó hacerle la foto antes de probarlo. Aunque de verdad, que casi todos los platos eran espectaculares, de sobresaliente casi todos ellos. 

¡Aleluya! Un restaurante cuyos platos tienen más título y clase que su propio nombre. Como me fastidia cuando estoy en un restaurante y la descripción del plato es más larga que la Biblia incluyendo el Antiguo y Nuevo testamento, pero el sabor del plato tiene poco de celestial. En Mina, las descripciones de los platos son escuetas pero los sabores tienen potencia, el producto está bien tratado y sin enmascarar además de ser de temporada, y las texturas son diferentes y con estilo propio. 

La respuesta a la pregunta introductoria es clara, ¡SÍ! Merece la pena gastarse la pasta y disfrutar en Mina Restaurante. Sé que me ha encantado un sitio, no solo gustar si no encantar, cuando babeo al escribirlo y veo las fotos. Así que lo dicho, si sois de Bilbao o estáis de visita en la capital del mundo, Mina restaurante es un imprescindible.

Deja un comentario