Rabas de cerdo Yokomolomo ¿Guarrindongada de David De Jorge o aperitivo cool?

Devorando: Las rabas de cerdo de Yokomolomo

Unas de las mejores rabas de mi pueblo se comen en la gasolinera, o en el surtidor como nosotros le llamamos, el sitio no es apto para barbitas con sombrero ni niñas de labios rojos con turbante en la cabeza,  ¡pero las rabas están cojonudas!. Estas rabas por supuesto son las clásicas, las de calamar. Hoy nos adentramos en una nueva dimensión y probamos las rabas de cerdo Yokomolomo, ¡Toma ya!. 

Rabas Yokomolomo

En el envase del producto pone que es new, pero yo creo que David de Jorge presentó el producto hace casi un año y en algún artículo de 2015 también he leído sobre Yokomolomo. Así que new new new lo que se dice new pues no. Pero de cuándo datan las rabas de cerdo es lo de menos, vamos a devorarlas y os doy mi opinión sobre el producto. Además de las rabas de cerdo, Yokomolomo dispone de filetes de lomo para calentar en el microondas, filetes de lomo con empanado tradicional, nuggets de cerdo, y chuletero chef al horno. Desde la empresa enfatizan, que se trata de carne blanca de cerdo 95% libre de grasa, así que no hay excusa para no probar este producto aunque nos estemos cuidando.

Me apetecía probar los productos de Yokomolomo, principalmente porque David de Jorge es su embajador, y un tío al que le encanta tragar tanto como a mí (no sexualicemos el comentario que ya estamos mayorcitos) no puede patrocinar un producto que no sea bueno.

En el Simply solo vi las rabas de cerdo. Pregunté a la chica de la sección de carnicería, y me dijo que habían traído otros productos de la marca pero que los estaban retirando porque no se estaban vendiendo. Pero días más tarde he visto la chuleta y los lomos de microondas…no sé yo si esta chica estaba muy enterada.

Envase

Cuando veo en un envase que pone que se hace al horno y que queda MUY crujiente, no me puedo resistir y tengo que comprarlo. Siempre pienso: pero… ¿por qué serán tan gallos los de marketing de las empresas?, qué pasa chicos ¿no os vale con decir crujientes? Tenéis que poner el MUY delante. En este caso me imagino a los de marketing, después de crear un nombre tan chulo como YOKOMOLOMO, en la reunión para hacer la etiqueta de envasado: “¡Pon MUY!, ¡pon MUY!, ¡pon MUY!”.

La verdad es que en este caso, tengo que inclinarme ante sus majestades porcinas del reino de Yokomolomo, y admitir que efectivamente después de unos 12 minutos en el horno, las rabas quedan crujientes, perdón, MUY crujientes.

En cuanto a la jugosidad, sorprendentemente quedan jugosas, perdón una vez más, quería decir MUY jugosas. Efectivamente la carne conserva su jugosidad sin tener que aportarle ni una gota de aceite, ¡Brujeríaaaaaaaa!. Las rabas son crujientes por fuera y jugosas por dentro, haciéndolas en el horno. Lo que menos me ha gustado, es que desprenden mucho pan rallado y algunas rabas están pegadas en el envase.

Listas para entrar en el horno

El precio me ha parecido correcto, 2,90 € por la ración de 300g, el resto de productos de la marca son bastante más caros, pero habiendo probado las rabas de cerdo, y viendo el buen resultado, me apetece devorar el resto, ya os actualizaré si lo hago. Yo personalmente, no veo este producto como un principal, lo veo más para ponerlo de picoteo, como lo haríamos con unas rabas.

Como soy muy gocha, no sé como lo diréis en vuestros respectivos lugares de origen, pero en esencia quiere decir que soy una cerda zampatodo, acompañé las rabas de cerdo con salsa alioli Chovi. Por supuesto si vosotros tenéis más cabeza que yo, os recomiendo que os curréis un ketchup casero, que también le va muy bien a estas rabas, y no pondréis en peligro los logros conseguidos cuando os disfrazáis de subrayadores, quiero decir en el gimnasio.

Compraré más veces este producto, ¡Sí Señor! me ha molado, definitivamente no es una guarrindogada, es un aperitivo diferente, rápido y sabroso.

Deja un comentario